Cunetas

‘Sólo el penitente pasará, sólo el penitente pasará’. Mi memoria catódica rescata estas palabras del arqueólogo más famoso del cine (sí, lo sé, no se puede ser más tópico) cuando se encuentra frente a un precipicio antes de llegar a la gruta donde descansa el Santo Grial y recurre a la Fe para descubrir el camino; la pera vamos.

No se asusten. No voy a volver a hablar de religión. Pero sí de caminos. Y de caminos diferentes al resto. La peliculera frase del bueno de Harrison se me apareció tras un sabroso concierto de Santiago Auserón. Sí, aquel de la voz juguetona que para los que tienen unos años es Juan Perro y para los que los tienen todos, irónicamente, es el creador de Radio Futura.

ADOQUINES

Fuente: Joel López

Éste es el tipo de artista que cuando vas paseando por la calle y te encuentras un cartel anunciando un concierto suyo piensas: “Ah, pero ¿sigue vivo?”. Y luego descubres que sí, que no sólo sigue vivo sino que no ha dejado de hacer música, conciertos y que hace ya mucho tiempo que dejó aquella escuela de calor para graduarse en esto del artisteo musical.

Y movido por la curiosidad del entomólogo que ha descubierto un bichito nuevo me acerco al teatro donde toca para saber de qué va este hombre, si definitivamente se le ha ido la cabeza o no. Porque somos así. Nuestra cabeza ‘mainstream’ piensa que si un artista, cantante o equilibrista de la vida no está en el Gran Camino está loco de atar y, por lo tanto, no es nada de fiar. Cuando es, en casi todos los casos, al revés. Lo verdadero, lo sincero, lo diferente está fuera del Gran Camino.

La diferencia es, precisamente eso, la diferencia. En un momento dado de su vida decidió pararse en ese camino, más o menos, masivo en el que se hacen, se ven y se escuchan, más o menos, las mismas cosas para entregarse al polvo diferente de las cunetas y los caminos alternativos. En estos vericuetos la soledad aumenta pero la libertad también.

Pero en estos tiempos de desguace necesitamos el espíritu aventurero de ‘Indy’ y repetirnos como un karma insistente aquellas palabras pero con algún pequeño cambio: ‘Sólo el diferente pasará, sólo el diferente pasará’. Y confiar. Confiar en que la diferencia, nuestra diferencia, como la de tantos ‘auserones’ que visitan nuestras ciudades en pequeños teatros que no llenan pero sí satisfacen, es el mejor camino para salir de esta crisis que lo ha llenado todo, aún más, de vulgaridad, mediocridad, sobres, ignorantes llevándoselo crudo y música con dos acordes.

Mr Larrabee

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s