Trabajar como un chino

Parte primera del reportaje “Trabajar como un chino”

Juan Haro

¿Qué significado se desprende de este frase? ¿Se refiere a vender día y noche comestibles y licores, en tiendas como zulos con escasa luz e higiene precaria, durante 365 días al año? ¿O se identifica con el joven empresario chino hispanohablante al frente de poderosos negocios mayoristas? Para ahondar en la misteriosa e intrigante filosofía que los chinos tienen sobre la vida y el trabajo, Indiscretos se ha sumergido en la comunidad china en Madrid. Bienvenidos a, 21 días comiendo aloz tlisias.

Hace no mucho que un servidor se preguntaba, a qué clase de persona le gustaría vivir como los chinos. A juzgar por lo que uno observa, la comunidad china no otorgan demasiada importancia a su vida social, ni cultural, ni personal. No es muy común ver a una familia de chinos paseando por el parque, yendo al cine o a una exposición o tomando una caña en algún bar. Aficiones que en la cultura occidental están dentro de los estándares sociales considerados habituales. Es obvio que para la cultura oriental, vida y trabajo son concebidos de una manera muy opuesta a la europea en este caso.

En mi barrio, Alameda de Osuna, no hace más de diez años existían tres o cuatro pequeños comercios de los de toda la vida, de esos que se llamaban, “el Santi”, “La bodega”, “El tara”, “El Jose”, etc. En la actualidad, todos esos locales han sido remplazados por pequeños comercios que no se comen la cabeza con el nombre de sus negocios, todos se  llaman “Alimentación”. Algunos temerarios abandonan los clasicismos del marketing y optan por  carteles como “Alimentación y frutos secos”. Pues bien, la nota discordante y característica de estos locales es que en todos ellos el dueño es un chino o una china. Un chino alto, un chino bajo, un chino gordo, un chino flaco, una china simpática, una china borde, pero siempre un chino. Un chino que en la gran mayoría de los casos trabaja junto a su familia en el negocio y salvo una catástrofe nuclear  similar a la de Chernóbil, un movimiento sísmico de grado XII en la escala de Richter o la reconquista de España por los musulmanes, jamás cerrarán el local fuera de sus horarios ininterrumpidos. Así carbura el gigante asiático.

Para entender la filosofía china del trabajo, conviene analizar los modos de vida en China. La jornada laboral en china varía en función de la actividad laboral, la más extensa es en el sector de la industria. La jornada laboral es de lunes a lunes, comienza  a las 8 AM y termina a las 23 o 24 horas dependiendo del negocio. La jornada se divide en turnos de 4 horas con dos horas de descanso, es decir, de 8 a 12 horas, de 14 a 18 horas, etc. Las vacaciones se limitan a una semana al año y libran el último turno de cada último domingo de mes. Esto dificulta el que los chinos pueda hacer una escapada a la Torrevieja oriental a coger algo de color y desconectar.

Con la llegada de la comunidad china a España hace ya trece años, el pequeño comerciante español se vio obligado a cerrar y  vender su  local al no poder competir con las jornadas y horarios de trabajo de los locales chinos.

Pero en China, no todo es trabajo, por ejemplo el primer día del calendario chino después de Año Nuevo, las empresas de trabajadores chinos dan la bienvenida al próspero año laboral tirando petardos para espantar a los malos espíritus y los empleados que participan en la fiesta reciben un sobre rojo con dinero. Absténgase de hacer bromas que no está el horno pa bollos y alguien podría sentirse ofendido

La realidad de los chinos que aterrizan en España es que viven para trabajar, no tienen interés en integrarse en la sociedad española, tan sólo lo hacen por motivos laborales. Lo mismo sucede con sus dietas, los chinos siguen comiendo arroz y sopas. Por muchos años que un chino pase en España, lo normal es que nunca cocine una fabada asturiana o un cocido madrileño. Tampoco suelen acudir al médico, son partidarios de la medicina tradicional, por lo que la reforma sanitaria se la trae al fresco. Pero queridos amigos emprendedores, si ustedes quieren tener un futuro floreciente y boyante, hagan caso de las palabras del presidente de Mercadona, Juan Roig,  quien recomienda  “trabajar como chinos para seguir viviendo como españoles”. Yo lo siento, pero será la primera vez que me sienta más identificado con la Marca España…

Continuará…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s