Vicios y deporte (I)

Indiscretos ofrece a partir de hoy un serial sobre deportistas de élite que destacaban más por sus juergas nocturnas que por sus rendimientos en el terreno de juego.

Existe en el pensamiento común la idea de que si eres deportista de élite no puedes salir de fiesta, tomarte una cerveza o fumar un cigarrillo. Son muchos los casos de deportistas que han sido cazados disfrutando de la noche realizando actos indebidos o impropios para la profesión que ocupan. Tras esto, son siempre duramente castigados por los medios de comunicación o por los aficionados, aumentándose cuando los resultados personales o de sus equipos no son del todo satisfactorios.

Parece que nadie se da cuenta de que la vida profesional de un deportista de élite comienza alrededor de los 20 años y tiene un recorrido, al más alto nivel, de unos 12 años. Si extrapolamos las edades al resto de la sociedad, en la veintena y treintena es cuando más se vive y se disfruta de la noche. ¿Por qué ellos no van a poder disfrutarla como el resto de las personas? Bien es cierto, que los deportistas debido al esfuerzo físico al que están sometidos deben racionalizar la ingesta de alcohol y las salidas nocturnas. Pero como a todo el mundo, no pasa nada porque salgan una noche, se tomen sus copas y tengan sus resacas cada cierto tiempo.

Recientemente ha salido a la luz el caso del futbolista holandés Andy Van der Meyde, quien en su biografía ha reconocido que salía de fiesta, se emborrachaba e, incluso, que alguna vez llegó a consumir cocaína. De él hablaban que era un talentoso centrocampista, como otros muchos salidos de la escuela del Ajax, que podía desbordar por las dos bandas sin ningún tipo de problema. Su carrera discurrió por equipos como el Ajax, Inter, Everton o PSV, compitiendo siempre en ligas competitivas y con un gran nivel. En su libro Van der Meyde reconoce que tiró por la borda los mejores años de su carrera ya que “salía los viernes y salía los sábados. Y salía los lunes, los martes y los miércoles. Era una locura, una manera de no pensar en mis problemas”.

van-der-majed

Afirma que una mañana se presentó en el entrenamiento del Everton después de haber pasado una noche entera de fiesta por Manchester: “Me bebí una botella de ron y fui a entrenar”. Sin embargo, esto no le impidió hacer las mejores marcas en las pruebas físicas, pero “era imposible disimular que estaba borracho”.

Este no es  el único ejemplo de deportista de alto nivel que se ha hecho famoso por sus juergas nocturnas que por sus logros como deportista. Chris Herren, ex-jugador estadounidense de baloncesto, admitió en un documental sobre su vida llamado “Un yonki del baloncesto” que tomaba casi cualquier tipo de droga que tuviese al alcance de la mano. Herren era el ídolo y el mejor jugador de su instituto.

Posteriormente, Herren jugó en las universidades de Boston College y Fresno State. Expulsado de ambas por dar positivo en sendos controles antidrogas, el talento natural que tenía y la técnica para jugar al baloncesto le llevó a poder debutar en la NBA con Denver Nuggets. Herren llegó a jugar en el equipo de su tierra, Boston Celtics. Volvía al lugar donde tenía toda la droga que quisiese al alcance de su mano, como él reconoce con una llamada de teléfono podía tener su dosis de oxicodona.

La adicción de Herren a las drogas llegó a tal extremo que necesitaba tomar su dosis antes de jugar. En su segundo partido con los Celtics, con toda su familia presente en el Boston Garden, Herren salió del pabellón 10 minutos antes del comienzo del partido para que su camello le diese las pastillas que “necesitaba” para jugar. Tras tomárselas, regresó a la cancha sólo 4 minutos antes del salto inicial cuando la megafonía del Garden estaba presentándolo. No sólo no jugó ese partido, sino que lo hizo desde el quinteto titular, junto con Paul Pierce y Antoine Walker,  y logrando la victoria contra Washington Wizards.  Bajo los efectos de las drogas Herren logró 13 puntos con 3/4 en triples, 4 asistencias en 35 minutos de juego. En total, jugó 70 partidos en la NBA en los que promedió 14,4 minutos de juego, 3,2 puntos y 2,4 asistencias por partido. A partir de ahí, Herren estuvo jugando por Turquía, China y en ligas menores de los Estados Unidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s