Mi kerida lengua kastellana

““Hola” es con H para saludar. “Ola” es para referirse a las olas del mar. “Ola k ase” no existe, y demuestra ignorancia.”

La Real Academia de la Lengua Española a través de Twitter.

Cada vez que hablan, sube el pan (habilidad de muchas personas para soltar inconveniencias cada vez que abren la boca). No me refiero a la RAE, que como todo el mundo sabe, “admitió ‘farlopa’ después de probarla” (admitir, del latín admittere, verbo que como mayor anécdota tiene la de haber sido vetado en los Estatutos del Partido Popular cuando estos fueron redactados). Me refiero al equipo de superestrellas patrocinados por el gel fijador extra fuerte “Giorgi”, capitaneado por Carlos Floriano (no pongo el cargo que ostenta porque es tan extenso como inútil). Este equipo, vicecapitaneado por Lola Nomeconstedal, jamás hablará a calzón quitado (hablar francamente) por suerte o por desgracia.

Se supone que una de las mayores dotes de un político es la “oratoria” Esta palabra es descendiente de os-oris, boca en latín, lo que viene a significar que para sobrevivir en política es extremadamente necesario usar la boca (hilen fino aquí, por favor). Cuando estalló Bárcenas, perdón, “el caso Bárcenas”, la táctica del PP fue la de seguir el sabio refranero español, y en boca cerrada no entran moscas. Pero no se pueden callar, tienen ese defecto. Así que el precio del pan, estos días, está por las nubes: 

“Todo lo que han publicado sobre mí (el burro delante) y mis compañeros es falso, salvo alguna cosa, que es lo que han publicado los medios de comunicación”. Mariano Rajoy hablándole al mundo. Traducción: Todo lo que han dicho es falso, menos lo que han dicho, que es verdadero, es decir, todo es verdad y donde dije Diego digo Diego. ¿No querían que lo admitiese? Pues ala, dense por satisfechos.

No podemos tolerar que se ponga en duda que en el PP no ha habido prácticas irregulares en el manejo del dinero”. Carlos Floriano filosofando sobre la tolerancia. Traducción: Piensen mal y acertarán. Aunque aquí hay trampa. Sin duda al socrático Floriano se le escapó un “no”, algo normal después de haber memorizado esa palabra como “palabra del Señor” estos días. Sin duda lo que quería decir era que no pueden tolerar que alguien dude de la honradez del PP, lo que no es para nada democrático, y huele a pantano (vuelvan a hilar fino).

Sinceramente, ni los conservo, ni recuerdo haberlos recibido [los bolsos de Luis Vuitton]”. Ana Mató, con tilde, a la coherencia. Traducción: Les doy todas las licencias que estén a mi alcance para que se mofen de mi persona. Que culpa tendrá Ana de no recordar unos bolsos que a ciencia cierta sabe que no los conserva. Ella lo único que sabe es que a caballo regalado no se le mira el diente.

Podría seguir, pero lo voy a dejar para un segundo tomo. La conclusión es que la lengua se puede utilizar para muchas cosas, también para mentir o incluso para decir la verdad, pero jamás se puede ir contra su lógica, porque te enrollas y la lías (tercera hilada fina de la noche). Lo mejor que se puede hacer con ella es dejarla fluir, que para eso es lo suficientemente rica. En España utilizamos la palabra chorizo para designar al pedazo corto de tripa lleno de carne, regularmente de puerco, picada y adobada, el cual se cura al humo, o para señalar a la persona tonta, boba. En Portugal, para nombrar al jamón ibérico, se utiliza la palabra “presunto”. Cuando utilizamos correctamente las palabras y nos referimos a Mariano Rajoy y Compañía como presuntos chorizos, nuestros vecinos lusófonos deben imaginar que nos gobierna una piara de cerdos.

Por eso, es muy necesario que el pueblo español se culturice, para que tenga más salidas. En las oficinas del paro, se debe inmediatamente repartir a cada persona sin trabajo un diccionario de Sinónimos y Antónimos. Así, cuando oigan el nombre de Rajoy, podrán tener “más salidas” y en vez de llamarlo tonto podrían llamarlo zoquete, mentecato, simple, estúpido, pasmado, idiota, papanatas, fatuo, ignorante, tarugo, obtuso, imbécil, majadero, necio, lelo, simplón, vacuo, palurdo o metepatas. Siempre con el presunto delante, acuérdense. ¿Qué escuchan el nombre de Bárcenas? Pues las salidas también serían amplias. En vez de estafador: truhán, timador, chantajista, ladrón, carterista, explotador, defraudador, tramposo. Supongo que el ilustrísimo señor Wert, estaría orgulloso de mí por estar aquí españolizando, pero de su persona también me acuerdo, que es un hacha. Busquen la rima fácil y así tendrán más salidas para acordarse de él.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s