El Manifiesto Cíborg

robocop-featCíborg. (Del inglés cyborg, acrónimo de cybernetic organism ‘organismo cibernético’). 1. m. Ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos.

Así es como define la RAE el término cíborg. Quizá en el imaginario colectivo lo consideremos tan solo como un robot, algo perteneciente a la ciencia ficción. Pero, gracias a los avances de la tecnología, de nuevo la realidad supera lo fantástico.
El escritor Karel Čapek acuñó el término “robot”. Apareció por primera vez en su obra teatral R.U.R (Robots Universales Rossum), en 1921. El origen etimológico de la palabra es curioso. Viene de “Robota”, que en las lenguas eslavas significa “esclavo”. Esta obra escénica obtuvo un éxito rotundo. Cuando llegó a Londres y a Nueva York el mundo entero conoció esta nueva palabra, que comenzó a introducirse en todas las lenguas.
Pero habría que esperar hasta 1960 para el nacimiento del término cíborg. Manfred E. Clynes (científico, inventor y músico, conocido por sus contribuciones al estudio de los sistemas biológicos y a la neurofisiología) y Nathan S. Kline (médico conocido por su trabajo como pionero con psicofármacos) fueron los que introdujeron el concepto. Nació de la idea de crear un ser humano “mejorado” que pudiera sobrevivir en entornos extraterrestres. Ellos se dieron cuenta de la estrecha relación que empezaba a surgir entre las personas y las máquinas. También de la necesidad de la tecnología para poder subsistir en el espacio, en un momento en el que comenzaba a verse la posibilidad de viajar fuera de la Tierra.
Más tarde una bióloga y filósofa, Donna Haraway, utilizaría el término cíborg para fines activistas. Una frase que pronunció resume muy bien su pensamiento: “prefiero ser una cíborg a ser una diosa”. Según ella el mundo cada vez está más plagado de máquinas, los roles y las biologías tradicionales están cambiando. Por ello apoyar a los cíborgs se presentaba como un buena opción.
El 1985 escribió El Manifiesto Cíborg, una obra muy importante en el campo del feminismo. Haraway, denominada por muchos como neomarxista, quiso hacer un juego de palabras con “El Manifiesto Comunista” de Marx. En la obra critica tanto al capitalismo como a las dicotomías del mundo, sobre todo la de hombre/mujer. El cíborg es tan solo una metáfora para ella, es un ente transgresor sin sexo, sin raza ni clase social que es capaz de relacionarse con otros a través de la destrucción de los estereotipos sociales.El mito de mi cíborg trata de fronteras transgredidas, de fusiones poderosas y de posibilidades peligrosas que gentes progresistas pueden explorar como parte de un necesario trabajo político”.
Pero cuando de verdad esta tecnología, semirobótica, semihumana, comenzó a adquirir fama mundial, fue con la ciencia ficción, en películas como RoboCop (1987).

170px-neil_harbisson_cyborg4En la actualidad la ciencia aún no ha avanzado lo suficiente como para poder hacer posible la supervivencia en la Luna, pero sí que comienzan a aparecer “cíborgs”. El primero reconocido oficialmente por un estado (Inglaterra) es Neil Harbisson, artista, músico y fotógrafo, pero sobre todo, activista por los derechos de los cíborgs. Acromatopsia es la enfermedad que le hace verlo todo en escalas de gris desde que nació con este defecto genético. Pero él quería ver los colores. Así que a la edad de 20 años diseñó un “eyeborg”, y se lo implantó en la cabeza. Gracias a este objeto puede transformar los colores en frecuencias de sonido. No los ve, pero puede distinguir unos de otros. Básicamente lo que ha hecho él es súper desarrollar el sentido del oído, y cada color corresponde a una nota, y todo a su alrededor se convierte en una orquesta de “pitiditos”. Aquí dejo un vídeo por si os interesa el tema, el propio Neil Harbisson explica con sus palabras cómo es su percepción de los colores.

Además, él es el cofundador y presidente de la Fundación Cyborg, una organización internacional con base en Barcelona que ayuda a los seres humanos a convertirse en cíborgs. Aquí va el link por si os lo estáis pensando.

Este tema nos deparará grandes debates filosóficos y morales. Quizá para una persona que no tiene ninguna discapacidad física todo esto es una tontería, pero hay gente a la que podría cambiarle la vida. También hay gente que podría abusar de estas tecnologías y desarrollarla de forma negativa. Hay tantas posibilidades que resulta imposible intentar vaticinar nada del futuro. Veremos con el tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s