Cóndor

Suena a pájaro y parece el nombre del barco de algún ricachón, pero Cóndor fue un plan de cooperación de operaciones entre las dictaduras latinas, destinado a hacer una limpieza de los opositores a los distintos regímenes militares que gobernaban entre los 70 y los 80 en Chile, Brasil, Paraguay, Argentina, Uruguay y Bolivia principalmente, aunque también en Perú, Colombia, Venezuela y Ecuador. Las decenas de miles de muertos y afectados que dejó atrás la Operación Cóndor aún duelen en America Latina. Este martes comienza en Argentina el primer juicio en conjunto que se celebra contra los responsables de un total de 7 dictaduras.

Pinochet, Banzer, Videla y Stroessner

Pinochet, Banzer, Videla y Stroessner

El Plan Cóndor consistió en el seguimiento, la vigilancia y la detención de personas “subversivas del orden instaurado o contrarias al pensamiento político o ideológico opuesto”, es decir, activistas de izquierdas. En la mayoría de los casos se les interrogó torturándolos y se les trasladó entre los países, dando lugar así a numerosas desapariciones y muertes.

Su origen parece ser producto de un plan cínico que se remonta a una escalofriante institución conocida como “Escuela de las Américas”. Situada en el Canal de Panamá entre 1946 y 1984, la escuela es una organización para la instrucción militar de EEUU en la que se formaron la mayor parte de los dictadores latinos y donde se graduaron más de 60.000 militares y policías de hasta 23 países latinos. A través de la institución, EEUU labró la fidelidad de los ejércitos iberoamericanos en la política exterior estadounidense, usando como pretexto la amenaza emergente del comunismo. La Escuela de las Americas destacó por su extendido conocimiento en torturas. Su función principal era la de fomentar y preparar a las naciones latinoamericanas a cooperar con Estados Unidos. Fue un instrumento de doctrina de Seguridad Nacional americana, tendiente a influir a los países latinos para que se concentraran en garantizar el orden interno, combatiendo así ideologías o movimientos que pudieran fomentar el comunismo, en plena Guerra Fría.

Después de que se hicieran públicos los manuales de tortura de la escuela, se trasladó de Panamá a territorio estadounidense, en Fort Benning, Giorgia. Después de años de presión por parte de medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos cerró en diciembre de 2000. Un año más tarde se ponía de nuevo en marcha, con otro nombre y con un lavado de cara que han criticado duramente los mismos que provocaron su cierre. Ofrece entrenamiento militar a un millar de latinoamericanos cada año.

Tras formar a los militares en técnicas de tortura y fomentar la persecución de la izquierda, todo esto aún de forma presunta, los americanos sentaron las bases de las primeras reuniones entre Uruguay, Argentina y Brasil en las que surgió la Operación Cóndor. El pacto militar se establecía el 25 de noviembre de 1975 en una reunión en Santiago de Chile entre la policía secreta chilena y los líderes del servicio de inteligencia militar de Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Cóndor

Sólo en los ‘archivos del terror’, documentos que acreditan los crímenes cometidos en Paraguay durante la dictadura de Alfredo Stroesnner, están registradas más 50.000 personas que fueron asesinadas, 30.000 desaparecidas y 400.000 encarceladas. Miles de latinoamericanos fueron secuestrados, torturados y asesinados por los servicios de seguridad de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay durante la década de los 70.

Desde que se abriera la causa a principios de los 90, han fallecido muchos de los responsables de la operación, como el dictador chileno Pinochet, el paraguayo Alfredo Stroessner, Hugo Banzer, dictador de Bolivia, Ernesto Geisel y João Baptista Figueiredo, ambos de Brasil y los uruguayos Bordaberry y Aparacio Méndez. El juicio, que durará dos años, investiga ahora la desaparición de 106 personas, y entre los 25 acusados resaltan los nombres de dos ex dictadores argentinos, Jorge Videla y Reynaldo Bignone, que llegan al banquillo con 87 y 85 años respectivamente y con una larga lista de crímenes contra la humanidad que justificar.

Laura Amate. Seguir a @andromedades

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s