De la agresión de Batum a la “flagrante caricia” de Ibaka

Una prueba más de que escupir hacia arriba siempre es peligroso. La hemeroteca siempre está ahí para recordar lo que sale de nuestra boca, porque uno “es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras”. De ahí que en un momento tan políticamente activo como el actual sea muy fácil sacarles los colores a los políticos de turno que se contradicen escasos meses después de hacer alguna afirmación.

El deporte no es ajeno a este fenómeno de fiscalización popular que se ha desarrollado en parte gracias a Internet. Cualquier periodista o aficionado atento puede darse cuenta del ‘donde dije digo, digo Diego’ de Mou o Guardiola, o de las declaraciones de ciclistas que afirmaban que nunca se doparían y a los meses/años eran trincados con las manos en la masa.

Lo normal en estos casos es que sean los personajes públicos los que estén sometidos a mecanismos de control por parte de la prensa y de los ciudadanos. Se da la circunstancia, sin embargo, de que a periodistas y medios se les podría aplicar la propia medicina que utilizan ellos. Por ser esta una sección de deporte, nos vamos a centrar en ellos, aunque bien podrían rescatarse casos semanalmente.

El caso que atrajo nuestra atención se produjo en los minutos finales del partido de la NBA que enfrentaba a los Oklahoma City Thunders y a Los Ángeles Clippers en el Staples Center de la ciudad californiana. Como podréis ver a continuación, Serge Ibaka golpeaba a la estrella del otrora equipo pobre de la ciudad, Blake Griffin, en sus partes nobles, tras la lucha por un rebote. Una agresión en toda regla, vamos.

De hecho, seguro que a todo ‘friki’ del baloncesto –como el que escribe estas líneas- le vino a la mente una escena ocurrida durante los Juegos Olímpicos de baloncesto, con la única diferencia que el español no era el que daba sino el que recibía. Sí, ya sabemos que según la Ley de Mahoma tanto es el que da como el que toma, pero ni Blake Griffin ni Juan Carlos Navarro, el que recibió en este caso el golpe del francés Nico Batum, estarían de acuerdo.

La cuestión clave, como cuando hablamos del tratamiento del dopaje en la prensa deportiva española, no es la acción, sino la nacionalidad del agresor/agredido. En este caso no hablamos de la prensa deportiva en general sino del ‘diario líder’. En el primer caso por orden cronológico, el de Nicolas Batum y Juan Carlos Navarro en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Londres, los periodistas de este medio le dedicaron varios adjetivos, bien a través de fotografías, bien en la crónica y en noticias concernientes al partido.

Por unos días, Batum se convirtió en el enemigo público número uno del baloncesto español, y más después de esas declaraciones en las que no se retractaba de su acción contra el escolta español. Esa es la actitud normal. En deporte, y en cualquier otro aspecto de la vida, no se debe tolerar la violencia ni las agresiones.

Lo que no se debe tolerar es el doble rasero a la hora de hacer este tipo de críticas. Y es que mientras en verano calificaban –con razón- de “agresión” el golpe de Batum a Navarro, hace tres días estimaban que el golpe de Ibaka a Griffin era una “flagrante caricia genital”. Además dan a entender que Griffin provocaba al congoleño nacionalizado español.

Ésa es la política de este medio. Se condenan las agresiones, hasta que es un ‘ÑBA’ –término totalmente ridículo- el que las hace. En ese caso hay que inventarse una frase graciosa para describir el lance. Además, se da el caso de que Ibaka es un jugador bastante polémico en la NBA, que cuenta con varias salidas de tono y cada vez es más criticado al otro lado del charco.

Esta especie de ‘línea editorial’ del periódico más leído en España dice bastante del estado del periodismo en nuestro país. Seguro que con este artículo no vamos a cambiarlo –si es que se puede cambiar-, pero queremos contribuir con nuestro granito de arena para hacer del periodista deportivo –y también generalista- una profesión más respetable.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s