El instante no nos lo pueden vender

Ana Pérez Martín

Otra fórmula para romper las barreras del museo: arte que no quepa en una habitación y que, además, sea efímero. La importancia del momento irrepetible, un instante que no se puede vender y nunca se adquiriría en subasta. Así rompe la performance con el circuito mercantilista y así saca, de paso, el arte a la calle, sin pagar entrada, sin pasar bajo el temido cartel de museo.

Como pasaba con Hirschhorn y Ángel Domínguez, es difícil hablar de arte profano sin encontrar unos cuantos peros. ¿Es la calle la que gana en arte o son las galerías (que patrocinan a los artistas) las que se hacen con ella? ¿Se puede institucionalizar el instante? Por lo pronto son piezas artísticas que ocurrieron sobre el asfalto y terminaron. En su transcurso no dio tiempo a cobrar por contemplarlas y sus autores son, eso sí, bastante indiscretos. Pasen y vean.

Los encargadosJorge Galindo y Santiago Sierra. 2012

Como mínimo un shock y un regusto a triunfo por haber puesto a “los encargados” tal cual han dejado este país y su democracia: patas arriba. Pero hay algo más en esas caras que desfilan por la Gran Vía de Madrid al ritmo de la Varsoviana Soviética. De repente se despierta el tarareo inconsciente de “A las barricadas” que a algunos les recordará a otros tiempos, a otros más jóvenes nos lleva a nuestros padres, a nuestros abuelos, que, aun habiendo sido los derrotados de su tiempo, siguen cocinando con el silbido puesto en estas notas, o en las de “La Internacional” y el corazón aún en esas ideas que parecen haberse quedado sólo para el recuerdo. Pasan las caras, una tras otra y se repite la pregunta, ¿para esto lucharon?

A veces el hacer algo no lleva a nada. Francis AlÿsMéxico D.F., 1997

Francis Alÿs podría completar esta sensación de derrota diciéndonos que, “a veces el hacer algo no lleva a nada”. Pero su mensaje no nos deja abatidos, para este flâneur (paseante), lo importante es caminar, no el lugar a donde se llegue. Puede ser que después de una larga marcha acabes por desaparecer, pero no es el destino por lo que avanzamos sino cada uno de los pasos que se suceden. “A veces el hacer algo no lleva a nada” ¿Y qué? ¡Lo que yo me he divertido arrastrando este bloque de hielo!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s