Monte Sharp

marte

Esta semana la NASA anunció que posiblemente, hace miles de millones de años, hubiera existido vida extraterrestre en Marte. Pero ¿qué es lo que ha encontrado exactamente? ¿Cuál es proceso que ha llevado a los científicos a averiguar este hecho? Detrás de esta noticia hay muchísima inversión, tanto de trabajo como de tiempo, y, por supuesto, de dinero.

“Por lo que sabemos ahora, la respuesta es sí”. En una conferencia de prensa televisada, el equipo de la NASA dijo que se había encontrado la primera prueba definitiva de la existencia de un entorno propicio para la vida más allá de la Tierra. La vida microbiana puede haber existido hace miles de millones de años en Marte, según un análisis de los minerales contenidos en una muestra de roca tomada con instrumentos del robot estadounidense Curiosity.

En la muestra que se obtuvo se encontraron minerales de arcilla, azufre, nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, fósforo y carbono, elementos indispensables para que haya vida. Al analizarse (con el robot Curiosity), se determinó que las rocas tenía un PH bastante neutro (uno de los indicativos más importantes para ver si el agua es potable o no) que hacía al agua marciana “bebible”. Ni muy salada, ni muy ácida ni muy oxidante.”Hemos encontrado un ambiente habitable, tan benigno y tan propicio a la vida que, probablemente, si uno hubiera estado allí y hubiera tenido esta agua, habría sido capaz de beberla”, dijo John Grotzinger, científico del proyecto Curiosity en el Instituto de California de Tecnología (Caltech).

Pero hay que dejar algo claro. No se espera encontrar vida extraterrestre. De hecho el Robot no está capacitado para identificar vida microbiana o fósiles, como aclararon fuentes de la NASA.  Curiosity nos permitirá conocer cómo pudo haber sido el planeta más cercano a la Tierra con un lago de agua dulce y una montaña nevada, hace, como mínimo, 3.000 millones de años, para saber si hubo vida o no. Pero nada más.

¿Cómo se ha conseguido llegar hasta Marte y recoger las pruebas de un posible entorno favorable para la vida?

“Llegada confirmada. Tenemos las llantas puestas en Marte ¡Dios mío!”, dijo el día 2 de agosto del 2012 un miembro de la NASA, cuando aterrizó sobre la superficie del planeta rojo la nave Curiosity. El robot despegó a bordo de un cohete no tripulado el pasado 26 de noviembre del 2011, y nueve meses después llegó a su destino. En este tiempo recorrió la friolera cifra de casi 570 millones de kilómetros. Hasta el presidente Obama se pronunció al respecto, denominando el hecho como una “hazaña tecnológica sin precedentes”. “Un enorme paso en la exploración planetaria”, confirmó Jon Holdren, asesor científico de Obama.

Pero llegar hasta este momento no fue fácil. Varios problemas retrasaron su despegue, previsto inicialmente para el 2009. Con este dato podemos entender mejor la alegría de los científicos por conseguir su objetivo, después de los años de espera. Además desde 1960 menos de la mitad de los intentos de llegar a Marte realizados por las agencias espaciales no han tenido éxito, lo cual enaltece mucho más la hazaña. En concreto, lo más difícil de esta operación fue el aterrizaje, porque hubo que frenar a la nave de una velocidad de 21.243 kilómetros por hora, a apenas 2,74 kilómetros por hora, mediante el despliegue de un enorme paracaídas y la activación de una grúa espacial para depositar lentamente el robot. Y bueno, la inversión monetaria en esta operación asciende a 2.500 millones de dólares, lo cual añade bastante presión a los científicos,

181481_620Pero lo más importante, ¿cuál es el objetivo de esta misión? “Una pregunta fundamental de esta misión (Curiosity) es si Marte pudo haber sido propicio para la vida”, dijo Michael Meyer, científico jefe del Programa de Exploración de Marte de la NASA. O sea, principalmente encontrar indicios de vida pasada en el planeta del Sistema Solar más cercano a la Tierra. Para esta misión los científicos dotaron al robot Curiosity de seis ruedas y diez instrumentos que le capacitarían para cumplir varias misiones. Entre ellas, el robot puede enviar fotografías a la Tierra gracias a 17 cámaras, tiene un láser que puede destruir rocas y analizar su composición. Por ello se escogió el Cráter Gale, cerca del Monte de Sharp. Es uno de los lugares más bajos de Marte, y se presume que fue punto de convergencia de varios ríos. Este lugar aseguraba una valiosa información, ya que los ríos arrastran material y dejan varias capas sedimentarias que podían ser estudiadas por Curiosity. Ya se había descubierto anteriormente que en Marte tuvo que haber agua, una señal inequívoca de que hay muchas posibilidades de que hubiera vida. Actualmente el planeta es básicamente materia sólida (rocas) con una delgada atmósfera y donde los inviernos son peores que los de Juego de Tronos, y las únicas tormentas que hay son de polvo.

Ya se están programando nuevas misiones para nuestro robot marciano. Incluso se espera que gracias a las pruebas recogidas por Curiosity se ayude a que el hombre pueda llegar a Marte.

Para terminar os contaré una anécdota curiosa. Uno de los responsables de la misión, cuando aterrizó Curiosity,  repartió entre sus compañeros chocolatinas de la marca Mars, qué humor tienen estos científicos)

CR_723385_foto_tuenti

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s