El resurgir de Fabian Cancellara

cancellaraA pesar de que nunca escribirá su nombre como ganador de un Tour de Francia, una Vuelta a España o un Giro de Italia, Fabian Cancellara es uno de los mejores ciclistas del Siglo XXI y, probablemente, de la historia. Con una forma de rodar en llano que a veces roza la poesía, llevando una cadencia de pedaleo tan rápida y constante que da la sensación de ir más rápido que las motos que graban cada uno de sus movimientos, ha conquistado el corazón de miles de aficionados al ciclismo a pesar de que nunca se subirá al primer cajón del pódium de París.

Quizás no sea noticia que en una semana haya encadenado dos de las clásicas más importantes de la temporada ciclista, el Tour de Flandes y la Paris Roubaix, sobre todo si tenemos en cuenta que ya hizo lo mismo en 2010, que ha ganado 8 etapas del Tour de Francia, 2 de la Vuelta a España, 4 Mundiales de Contrarreloj o una medalla de oro y otra de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008. En fin, que esto, aun sabiendo su dificultad, casi podría calificarse como ‘normal’.

Pero el –por ahora perfecto- 2013 de Cancellara viene precedido por un annus horribilis del ciclista suizo en 2012. En una de sus últimas temporadas a mejor nivel, puesto que ya cuenta con 32 años, se hizo una triple fractura de clavícula en el Tour de Flandes de 2012 cuando apenas quedaban 60 kilómetros para el fin de la prueba. Resultado: adiós a las clásicas más importantes de la temporada.

Como si fuera un guiño a un campeón caído, el 2012 le reservaba aún grandes citas a Cancellara, de esas que sólo aparecen cada 4 años. Sí, se trataba de los Juegos Olímpicos. La preparación pasaba por hacer un buen Tour de Francia, y ahí que se fue el bueno de Fabian, que conseguía ser el primero en vestirse el primer maillot amarillo al ganar la etapa prólogo al favorito y posteriormente ganador de la ‘Grand Boucle’, Bradley Wiggins. Antes de retirarse por el nacimiento de su hijo, el suizo conservó el maillot de líder durante la primera semana, casi siempre ausente de etapas de montaña, terreno poco prolífico para él.

Así, volvía a llegar en buena forma a los Juegos Olímpicos con la intención de, al menos, conseguir medalla en una de las dos pruebas en las que tan bien se defendía. El primer día de competición de los Juegos, el 28 de julio, era testigo de la prueba de competición de ciclismo en ruta, a la que Cancellara llegaba con ganas de revancha después de que en 2008 Samuel Sánchez y el tramposos Davide Rebellin le arrebatasen el oro en un final agónico.

La carrera discurría en la línea que le venía bien al suizo: había logrado meterse en la escapada, distanciando así al máximo favorito en una hipotética llegada al sprint, el local Mark Cavendish. A falta de 20 kilómetros, el de Berna comandaba el grupo de carrera cuando, en un giro, calculó mal la trazada y se fue al suelo, cayendo además con el hombro derecho y poniendo en peligro la clavícula que meses antes se había partido.

Aunque ya no pudo disputar la prueba de ruta que ganaría otro clásico como Vinokourov, no renunció a correr la prueba de contrarreloj, en la que defendía medalla de oro, a pesar de tener diversos dolores que le impedían estar al 100%. Él se reafirmaba: “Soy un tipo duro. Tengo que ser positivo, porque si no habría regresado a casa ayer”.

Sin embargo, no pudo hacer nada ante rivales que llegaban en pleno estado de forma, como el británico Wiggins que completó su gran año con el oro en esta disciplina. Cancellara se tuvo que conformar con un pobre séptimo puesto.

Las malditas caídas. Parte a la vez imprescindible y a la vez cruel del ciclismo,  que aporta parte de la leyenda que rodea a este deporte. Algo a lo que cada uno de los corredores tendrá que enfrentarse en algún momento de su vida y que se ensañaba cruelmente con Cancellara en la última oportunidad que éste seguramente haya tenido para hacerse con una medalla olímpica.

Cancellara afrontó el 2013 con una rabia inusitada, enfocando su año en las clásicas de primavera. La primera, el Tour de Flandes, fue un duelo mano a mano entre el presente de las Clásicas –Cancellara- y el futuro –Peter Sagan, corredor con un talento descomunal y tan solo 23 años-. Los dos afrontaban, la última subida, el Paterberg, a apenas 20 kilómetros de meta, con la única compañía del belga Roelandts.

Era el todo o nada para Cancellara, que sabía que en un sprint con Sagan no tendría ni una sola opción dada la explosividad del eslovaco. El ataque sobre el adoquín de Flandes no surtió efecto en un principio, pero a falta de 40 metros Sagan perdía comba con el suizo, que no hizo más que aumentar la distancia en el llano y llegar a meta con casi un minuto y medio a meta sobre su rival.

Apenas una semana más tarde llegaba la segunda de las Clásicas de Primavera, la Paris-Roubaix. En la segunda cita entre adoquines mostró un dominio total de la carrera, manteniendo las fugas a raya, y tomando el mando de la carrera en los últimos kilómetros. Con todo, llegaba al sprint con el belga Sep Vanmarcke. Éste, con la ansiedad del joven que tiene la oportunidad de ganar en casa, atacó demasiado pronto, y cuando las fuerzas le empezaron a flaquear, fue superado por un Cancellara que cruzaba la línea de meta con los brazos en alto. Fabián se había desquitado de su peor año y, sobre todo, había demostrado su clase como ciclista.

Ésta es una historia de vida, de superación, de caer y levantarse, de sacrificio, de esfuerzo, de dolor, de frustración y de felicidad. Pero, sobre todo, es la historia de un grandísimo campeón y de cómo nada ni nadie le ha alejado de su objetivo, que no es otro que ganar, ganar y volver a ganar, que diría Luis Aragonés, para escribir su nombre en el olimpo del ciclismo.

 

Fuente Fotografía: Getty Images.

Advertisements

3 responses to “El resurgir de Fabian Cancellara

  1. Awesome content you post here! You can earn some extra money from your visitors, don’t miss this opportunity,
    for more info simply type in google – omgerido monetize website

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s