Pararse para caminar

El nombre de esta sección, discoNETad@s tenía un claro objetivo que era hacer una paradoja entre la desconexión hipotética y la “ultraconexión” en la que realmente vivimos. Conexión principalmente a las diferentes redes en la que estamos inmersos y es que las relaciones que establecen mediante ellas están llegando a superar a las físicas. Decía Elvira Lindo en su artículo de El País, No me quieras tantoque la gente se quiere más por las redes sociales que en persona, porque cuando quedas físicamente con esta persona no deja de serte infiel con otra a través de las mismas.

IMG_1807Sin embargo, la desconexión real es posible (y también necesaria). Hay momentos en la vida en la que es necesario pararse, abrir paréntesis y volverlo a cerrar, para seguir. Para hacer este parón no es tampoco obligatorio irse a una isla desierta ni a Punta Cana (que parece que está de moda ahora). Hay que parar dentro de uno y para esto es imprescindible abandonar móvil y ordenador. En mi experiencia personal este parón ha sido caminar durante una semana por sitios rurales donde lo más interesante es sentarse al sol y disfrutar del paisaje, sin más equipaje que una mochila, donde guardaba lo prescindible. Lo imprescindible eran tus pies. ¡Y no sabéis qué libertad se siente!

Vale, sí, es un situación que no se puede mantener toda la vida, por eso es un parón. Ver tu vida desde lo alto de un sendero como si no fuera contigo te hace ver cosas que no ves cuando estás inmerso en esa vida rutinaria de trabajo, estudios y personas, que parece un sendero cerrado del que no podemos escapar. ¡NO! Siempre se puede escapar, siempre hay otros caminos que te llevarán al otro lado aunque todavía no veas el final, y el final en este caso no importa porque después del final no hay nada, lo importante es el trayecto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEsto no pretende ser otra aspirina más de positivismo a lo anuncio de Campofrío, de hecho, no es positivismo, es relativismo… el camino puede deparar cosas negativas pero la capacidad de elección es lo que hace interesante la vida, el camino. Incluso la incertidumbre de este camino. Algunos dirán que no, que la incertidumbre mata. A mí me gusta, me divierte pensar en un azar que tú elegiste pero que a la vez no has elegido. Lo que vengo a decir (que me voy por las ramas) es que tampoco hay pensar tanto qué camino escoger porque en todos hay elementos que lo harán interesante y didáctico y si no… pues escoge otro. Y ni mucho menos pre-ocuparse, que como bien indica su raíz latina es ocuparse anteriormente de algo, que todavía no ha pasado.

Pararse ayuda a ver el sendero que estás siguiendo y ver si es el que tú querías escoger. Así que, párate, desconecta y elige.

(La semana que viene volveremos a la “conexión”)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s