Por unos Juegos fuera de Madrid

Esta semana Rafa Nadal aseguró en uno de los múltiples eventos en los que se ha personado que “no hay ciudad que merezca más unos Juegos Olímpicos” que Madrid, posicionándose en la línea de la campaña que lleva haciéndose desde hace unos meses por parte de políticos, medios de comunicación y personalidades de todo tipo de nuestro país a favor de la candidatura de Madrid 2020. Yo pienso lo contrario, creo que hay pocas ciudades y países que se merezcan menos unos Juegos Olímpicos que Madrid y España.

Una ciudad y un país cuya mayor trama de dopaje se salda con un año de cárcel para el principal implicado no merece unos Juegos. Cientos de bolsas de sangre corriendo para arriba y abajo, decenas de deportistas implicados y sólo una pena de cárcel -¡y de un año!-. La competitividad, el esfuerzo, el sacrificio, todo lo que representa el espíritu olímpico, tirado en unas bolsas de sangre con nombres en clave. La ocultación de la verdad como la vía más rápida para ocultar las vergüenzas.

Todo esto fruto de una política antidopaje totalmente laxa, propia de una democracia que ni siquiera ha entrado en la pubertad y en la que parece que el fin –la victoria en este caso- justifica los medios. La última novedad en esta materia es el nuevo proyecto de ley antidopaje –Ley de Protección de la Salud y de Lucha contra el Dopaje en la Actividad Deportiva-, aprobada recientemente por el Consejo de Ministros, una chapuza hecha deprisa y corriendo con el único fin de reforzar la candidatura olímpica. El fiel reflejo de un país que no da una a derechas, que arregla los agujeros que aparecen en la nave con papel ‘celo’ en una eterna huida hacia adelante que dura ya casi 40 años.

Madrid y España quieren ser el foco del deporte durante dos semanas en 2020 pero se olvidan de los amaños de partidos en su amado fútbol. Si algo faltaba para la depresión colectiva de este país es que nos tocasen el fútbol. Y lo han hecho. La gallina de los huevos de oro ha enfermado, y no podemos mirar para otro lado como en los últimos años, porque la excusa de que “somos campeones del mundo” va quedando obsoleta.

De momento Javier Tebas ha entrado fuerte en la presidencia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), afirmando que “se acabó el mamoneo”. Para empezar tendrá que lidiar con el Levante 0 Deportivo 4 que se saldó con un jugador del Levante, Barkero, acusando a cuatro compañeros de no esforzarse lo suficiente. Es curioso que a la hora de pagar nóminas siempre haya retrasos pero los sobornos se cobren al día.

Queremos unos Juegos Olímpicos pero fin de semana sí fin de semana no nos enteramos de árbitros que han sido agredidos en ligas de fútbol regionales y en categorías inferiores. Madrid 2020 acapara los focos mientras por la puerta de atrás los jóvenes y no tan jóvenes muestran una pérdida de valores deportivos sin igual.

Madrid también tiene pabellones deportivos, cuyo mejor uso es el de ‘recinto para macrofiestas de música electrónica y conciertos’. Cinco chicas murieron en una de esas fiestas mientras el Madrid Arena ha reabierto y todavía no se han depurado responsabilidades, pero a Nadal no se le ocurre una ciudad mejor para albergar los Juegos Olímpicos. Pabellones que, por otra parte, fueron terminados con un coste que por lo menos doblaba el presupuesto inicial, pero tampoco podemos esperar mucho de esta España que llegó a la Champions League de la economía a golpe de ladrillo y especulación.

Los deportes minoritarios languidecen en España, y medallistas olímpicos como José Luis Abajo o David Cal tienen que irse a entrenar allende nuestras fronteras para poder ganarse el pan, pero seguimos siendo un sitio cojonudo para celebrar unos Juegos. No nos engañemos, milagros como el de Javier Gómez Noya en la prueba de triatlón de Londres 2012 sólo ocurren porque se lo montan por su cuenta, pasando de las administraciones públicas. Eso sí, no sé cómo lo hacemos para, cada vez que hay medalla, aparecer en la foto y que el éxito no sea de tal o cual, sino de ESPAÑA, con todas las letras y en mayúsculas.

La prensa española tampoco se merece los Juegos. Mientras en ‘L’Equipe’ cualquier día tropiezas con una portada de rugby, balonmano, baloncesto o atletismo, el día que en ‘Marca’, ‘As’, ‘Mundo Deportivo’ o ‘Sport’ no aparezcan Messi, Ronaldo o Mourinho es una pérdida de tiempo y dinero. La lógica de vender ejemplares imperando sobre el fomento de la actividad deportiva.

Curiosamente, el ayuntamiento de la ciudad que quiere ser sede de los Juegos Olímpicos de 2020 es el más endeudado de uno de los países más endeudados de Europa. Parece que no hay dinero para asegurar una sanidad pública eficiente, pero sí para construir los equipamientos  necesarios para unos Juegos. España tiene más de 6 millones de parados, pero para Nadal no hay una mejor manera de gastar dinero que en unos Juegos Olímpicos.

Advertisements

One response to “Por unos Juegos fuera de Madrid

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s