El mejor pívot de la liga

ReutersMarc Gasol se ha pasado gran parte de su corta vida a escondido tras la larga sombra que dejaba a su paso su hermano mayor, Pau Gasol. Pau fue el segundo español en la NBA, el primero y hasta ahora único jugador no americano en ganar el premio al mejor jugador debutante en la NBA (Rookie of the Year). Además, tiene en su haber dos anillos de la liga norteamericana amén de los numerosos éxitos con la selección española y cuatro presencias en el All Star de la NBA.

Con tales logros, parecía muy difícil que Marc Gasol puediese acercarse al nivel baloncestístico de su hermano mayor. Sin embargo, a base de años de esfuerzo, lo ha conseguido. Y es que no solo ha sido nombrado jugador defensivo (por delante nada más y nada menos que de LeBron James)  sino que está liderando a su equipo, los Memphis Grizzlies, a la que será la mejor temporada de su historia si consiguen dar la machada y meterse en las Finales de Conferencia.

Pero no fue fácil para el mediano de los Gasol hacerse un nombre tanto en el baloncesto español como en el mundial. Empezó, igual que su hermano, en el Barcelona, aunque sus primeros años no fueron de los más brillantes. Un evidente sobrepeso (en algún campo se le cantaba aquello de ‘Tengo una vaca lechera’) y las pocas oportunidades lastraban su progresión como jugador.

EL punto de inflexión en su carrera fue la convocatoria con la selección española que disputaría el Mundial de Japón 2006. La prensa cargó las tintas contra el entrenador, Pepu Hernández, porque no creían que Marc tuviese el nivel para formar parte de aquella selección. Los aficionados argumentaban que su apellido le había abierto las puertas. Nada más lejos de la realidad. En la final, con Pau lesionado, Marc defendió al gigante griego Schortsianitis, dejándole en apenas dos puntos tras un campeonato en el que ‘Baby Shaq’ había sido el terror de las zonas rivales.

Tras el oro de Saitama, el actual jugador de los Memphis Grizzlies cambió de aires, firmando por el Akasvayu Girona, equipo actualmente desaparecido por problemas económicos. Allí fue donde definitivamente se convirtió en una estrella del baloncesto patrio, consiguiendo en su segunda y última temporada allí el MVP de la temporada regular, merced a sus 16.2 puntos, 8.3 rebotes, 2.3 asistencias y 27.8 de valoración por partido.

Su marcha a la NBA era un hecho. Su destino, el primer equipo de Pau en Estados Unidos, los Memphis Grizzlies. A los pocos partidos ya era el pívot titular del equipo, consiguiendo su tope de puntos (30) ese mismo año, y promediando casi 12 puntos por partido. La llegada al año siguiente de uno de los mejores interiores de la NBA, Zach Randolph, lejos de restarle importancia en Memphis, le ayudó a confirmarse como uno de los jugadores emergentes. Con un gran altruismo, Marc cedió el protagonismo anotador interior a Randolph, a pesar de que su anotación incrementase.

Su evolución e importancia en el juego y su entendimiento en la pista con Randolph fueron motivos suficientes para que los Grizzlies no se hayan perdido ninguna de las tres últimas ediciones de los PlayOffs. A pesar de que en las dos primeras nadaron para morir en la orilla, la sensación es que este año pueden dar grandes alegrías a la ciudad de Elvis.

Y es que han conseguido el mejor récord de la franquicia en Liga Regular, con 56 victorias por tan solo 33 derrotas. Además, en mitad de temporada traspasaron a Rudy Gay, un jugador tan talentoso como egoísta y polémico, por Ed Davis y Tayshaun Prince, lo que le ha dado una gran consistencia al equipo.

Aunque la diferencia este año está en Marc. Ha liderado a su equipo en defensa, siendo el único jugador que ha promediado más de 1.5 tapones y un robo por encuentro, en un equipo que ha sido el que menos puntos ha recibido durante la temporada. Pero la cosa no termina ahí, pues el juego del catalán ha evolucionado tanto que ya no tiene que ser protagonista para influir en el juego, llegando a las 4 asistencias por partido, promedio al alcance de muy pocos pívots.

De momento, Memphis se encuentra en una situación inmejorable para acceder a la Final de la Conferencia Oeste. En una serie al mejor de siete partidos, vencen por 2-1 tras tres partidos,  teniendo además el factor cancha a favor ante unos Oklahoma City Thunder que sin su base titular, Russell Westrbrook, se ven superados por los ‘ositos’. En los tres primeros encuentros, Marc, consciente de la oportunidad que se les ha presentado, se ha mostrado inconmensurable en todas las facetas del juego, con unos asombrosos 21.3 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 1.7 robos y 1.7 tapones por partido. Parece difícil que Memphis pueda hacerse con el anillo de campeón de la NBA, pues en la final probablemente esperen los Miami Heat de LeBron James, el mejor jugador del planeta. Sin embargo, una cosa parece clara: Marc Gasol es en este momento el mejor pívot de la liga y, por ende, del mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s