El poder de las mayorías absolutas

cropped-defff

¿Qué tipo progreso podemos experimentar cuando aquellos que tienen la potestad de hacerlo realidad no desean hacerlo? Empieza a ser costumbre que nuestras leyes y reformas adopten los nombres de ministros y políticos de diferentes gobiernos. Parece más que sus señorías buscan poder grabar sus nombres perpetuamente en el reglamento jurídico, que mejorar las anteriores y buscar soluciones.

Si se consigue, no sin dificultad, implementar en el sistema educativo  una asignatura para la educación de la ciudadanía, ya se encarga el siguiente gobierno de  borrarla de un plumazo para poner la asignatura de religión de nuevo. El principal afectado, el alumno, que ya no sabe por dónde vienen los conocimientos. Si se reforma una ley del aborto anticuada desde hacía años, ya llega un ministro de derechas para volver a los fantasmas de pasado en materia de derechos de la mujer. Quizás nuestros ministros tengan una formación académica envidiable a base de dinero, pero en medio de todos esos másters en la universidad de Carolina y participaciones en consejos de sabios, les falta un título esencial para el progreso social: Curso básico en humildad para el desarrollo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s