Ejecuciones medievales en el siglo XXI

Juan Haro            @HaroJuan

Los trágicos hechos acontecidos esta semana en Londres y París son fiel reflejo de los problemas de convivencia que todavía persisten en la sociedad occidental. Pero también lo son los atentados al gobierno en India, los ataques de insurgentes en Iraq y Afganistán, el conflicto de Gaza, la guerra de Siria y Mali y así podríamos encadenar una larga lista de ejemplos que demuestran la ineptitud del ser humano para responder con sensatez al choque de culturas.

Fuente: Tiempo.com

Fuente: Tiempo.com

Las sociedades occidentales tienden a victimizar su imagen cuando han sido víctimas de un ataque por motivos religiosos. Esto es un hecho demostrable. Y así lo quiso reflejar el asesino de origen nigeriano que acuchilló en plena calle al militar británico ante la atónita mirada del gentío. “Esto es lo que nosotros sufrimos día a día. Nuestras mujeres también tienen que ver esto todos los días”. Resulta pernicioso reconocer que nos hemos acostumbrado a ver con frialdad atentados ocurridos en Oriente en los que mueren decenas de personas y ante los que no se analiza el sufrimiento del espolio encubierto que sufren países árabes a manos de potencias occidentales y de sus propios gobiernos.

No se trata de justificar lo que puede ser una “venganza”. Se trata de hechos condenables y que han de tener duras consecuencias penales y morales. Pero la sociedad en su conjunto debe rectificar y pararse a pensar las causas que han generado esa violencia en la convivencia entre personas. Quizás algo tengan que ver las invasiones y el imperialismo de occidente que retroalimenta ese odio. Por mucho que se hable de “misiones de paz” o “seguridad nacional”, es terrorismo de estado lo que muchas veces se intenta ocultar a los ojos de la opinión pública.

Ese odio tiene mucho que ver con las diversas interpretaciones que se hacen de la religión. Las creencias religiosas van más allá del mero culto. El poder de la religión en el funcionamiento de los sistemas contemporáneos  es de enorme calado, por ello conviene establecer diferencias y matices cuando hablamos de religión. No todas las religiones, ideologías y culturas son iguales y no pueden ser paragonadas al mismo nivel.

Feunte: Opinionesdegabriel.blogspot.com

Feunte: Opinionesdegabriel.blogspot.com

La colisión más delicada viene dada por la mezcla de convicciones cristianas y musulmanas.  La sociedad occidental ha de ser consciente de las aportaciones y la riqueza que el Islam y la cultura musulmana han contribuido a la humanidad. Somos fruto de del resultado de años de fusión entre culturas y el Islam fue de las primeras que motivaron esa amalgama. Occidente heredó todo lo bueno: vocabulario, cultura musical, artística, filosofía, ingeniería y arquitectura, agricultura, gastronomía… Sin embargo, tendemos a comparar el cristianismo y el Islam al mismo nivel y eso no genera conflicto.

Las “democracias occidentales” han sabido hacer una interpretación menos radical de sus preceptos religiosos. El Islam por su parte, sigue regido por sistemas que recuerdan al feudalismo y al absolutismo de los antiguos monarcas. El mundo musulmán está regentado por teocracias dónde la religión está por encima de las personas y los ciudadanos.

Europa es  y ha sido tradicional e históricamente cristiana. También sufre el azote de sus posturas más conservadoras que fomentan la homofobia o el desigual trato a la mujer en algunos aspectos. Sin embargo, en su vertiente protestante se comprende y respeta al opositor de conciencia religiosa.

Cuando comparamos ambas religiones tenemos que separar el concepto de religión e Iglesia como institución. Y ente sentido, la realidad muestra como el cristianismo ha sabido acercarse más a las democracias y a la moral humanista que el mundo musulmán que se ha visto muy perjudicado por la sumisión y el extremismo de quienes lo conciben como un instrumento para alimentar su aversión a otras culturas.

Con ello, podemos empezar a vislumbrar las causas de los conflictos sociales que hoy nos afectan. Conocer la historia y la evolución de la humanidad nos ayuda a comprender el legado de nuestros antepasados y de cómo lo hemos gestionado en las sociedades actuales. Y la realidad nos dice que no lo estamos haciendo bien, que no estamos educando bien, que no hemos aprendido a convivir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s