Una auténtica manifestación

Alejandro Panés  Seguir a @AlexPGZ

He de reconocer que el jueves acudí a la manifestación de la ‘barbacoa para los chorizos’ con muy poca ilusión. La concentración respondía a la confesión del contable apocalíptico Luis Barcenas y a la entrega  de nuevos documentos que indican supuestamente que Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal recibieron sobresueldos en B en 2009 y 2010 y que el PP aceptó donaciones cuantiosas de empresas constructoras con adjudicaciones públicas como FCC, OHL o ACS. Grave, ¿no? Mi escepticismo se debía en primer lugar al recelo que supone acudir a esta convocatoria justo cuando quiere el chorizo de Bárcenas; cuando los medios generalistas, que juegan un papel más en esta pantomima de sistema, publican cosas de sobra sabidas. En segundo lugar tenía grabado a fuego la historia reciente de protestas que han poblado Alonso Martínez o la Plaza Neptuno y que no han servido para nada. El ejemplo más notable fue el rotundo fracaso de la concentración de ‘Asedia el Congreso’ allá por finales de abril que congregó más prensa que manifestantes y que fue desalojada en menos tiempo que tarda una mosca en tirarse un pedo.

20130718_213129

Desde lo vivido en 2012 con el 25-S, las congregaciones espontaneas han ido perdiendo fuelle hasta el punto de convertirse en un desesperado intento del ciudadano por pegar cuatro gritos y desahogarse un poco. Todas han seguido un patrón similar: llamada a través de redes sociales, congregación de gente, griterío, abandono progresivo, retirada de vallas de la policía, enfrentamiento 4 cazurros vs maderos y desalojo. Llamaba la atención el comprobar como una protesta ilegal y espontanea para denunciar hechos tan graves como la corrupción del partido político más votado en España se volvía tan rutinaria y trivial. La policía siempre llevaba la iniciativa: recibía insultos y gritos hasta que veían que quedaba menos gente y ala, todo el mundo a casa. Este ritual “indignado” resultaba altamente frustrante, algo así como una visita guiada por un parque temático de la protesta de cartón piedra.

El pasado jueves 18 de julio, a pesar de registrar más personas de lo habitual la concentración comenzó como siempre. Las vallas donde siempre, los policías de siempre… incluso cuando me acerqué a la primera linea reconocí caras de anteriores manifestaciones. El sopor y el calor se fue apoderando lentamente de mi cerebro que repetía casi inconsciente las cantinelas más simplonas hasta que…parte de la masa reaccionó al grito de “¡Eo, eo, eo, nos vamos de paseo!” La muchedumbre comenzó a moverse lentamente hacia atrás dejando vacías las primeras lineas e invadió la Plaza de Santa Bárbara.  Ignoro si este movimiento fue premeditado o surgió en ese instante pero fue todo un éxito. La policía se quedó plantada defendiendo la desierta calle Génova mientras que varios miles de personas giraron hacia la calle Hortaleza.

En Hortaleza miré hacia atrás y vi como la marea bajaba desde Alonso Martínez con una euforia y un ánimo renovado. Abandonábamos el cubículo premeditado, la zona de confort y tomábamos el espacio público. Un atronador “¡dimisión!, ¡dimisión!” invadió la indiferente y pusilánime zona de ocio y compras. El tráfico quedó colapsado. La masa comenzó a gritar a los coches “¡Pita, pita, pita, si quieres que dimita!”. Algunos no quisieron, fastidiados por llegar tarde a algún que otro compromiso, qué se le va hacer, mientras que otros pitaron con rabia y con decisión. Lo mismo ocurrió con la gente de a pie que fue arengada al grito de “¡No nos mires, unete!” Este diálogo entre mirones y manifestantes y coches se consolidó y acompañó a la manifestación durante toda la noche, especialmente con los coches. Alguno incluso se atrevió a quemar rueda.

La columna giró hacia la Calle Fuencarral y después siguió hasta Gran Vía. Más tarde cayó Cibeles a los cantos de sirena en agua hirviendo y subimos Recoletos hasta Colón. Madrid colapsado y más coches pitando a nuestro paso. De ahí hacia arriba como no, hacia el barrio Salamanca, el bastión del PP, donde Madrid luce más bonito. Se olía la tensión. Los indignados se apoderaron de las calles de Madrid, jurisdicción de vehículos destinada al tránsitopara poner de manifiesto, una vez más, que algo pasa, que la cosa está jodida y que igual un día te encuentras a 2000 personas cabreadas porque aquí roba todo hijo de Manolo pero no dimite ni diós.  

Subimos Goya y giramos por Velázquez ante la atónita mirada de transeúntes, coches e ineficaces antidisturbios que corrían los márgenes del tumulto en grupos de seis, acompañados de gritos irónicos de “Un, dos, un dos, un, dos” o sintonías de ‘El Imperio contraataca’. Incluso engullimos varios autobuses turísticos de dos pisos bajo el lema de “Esta es la marca España”. Finalmente atravesamos la Puerta de Alcalá ante la sorpresa y la satisfacción de cruzar tan significativo monumento a placer. Eran alrededor de las 11 y varios grupos amagaron con sentarse en la rotonda y descansar las piernas pero al final la turba avanzó hasta Cibeles y ahí acabó todo. Un conductor de un Mercedes blanco de mediana edad se puso nervioso y no supo reaccionar con calma. El tipo salió del coche y se encaró con un manifestante. En seguida entendió su error. Un grupo le envolvió de forma intimidatoria y la policía intervino colocándose alrededor del coche y cargaron para dispersar a la gente. Llovieron objetos y cargas durante unos minutos y caput.

Pese a este incidente aislado, la concentración y marcha del jueves volvió a dotar de significado la protesta popular y aunque se haya perdido ya en el olvido del manipulado reguero informativo; aunque el presidente corrupto del Partido Podrido (el PSOE también lo está) todavía no haya dimitido, yo no olvidaré que caminé junto a otros cientos las entrañas maltrechas de la ciudad dormida formando parte de una auténtica manifestación.

Aquí podéis ver más vídeos de la protesta

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s