La hostia olímpica más grande jamás contada

A la tercera va la vencida. Este dicho popular, de los más usados en nuestra querida Españistán, era uno de los argumentos más repetidos por el aparato mediático nacional para convencer a la población de que Madrid 2020 era una realidad incluso antes de la votación. Siguiendo con los dichos populares, tanto políticos como medios de comunicación vendieron la piel del oso antes de cazarlo.

Por ello, la sorpresa fue mayúscula cuando, poco antes de las nueve de la noche, el presidente del COI, Jacques Rogge, anunció que había un empate en la segunda posición entre Madrid y Estambul. No podía ser cierto. Madrid, la gran favorita, con el 80% (o 90% según le dé el día a Ana Botella) de las infraestructuras construidas, saliendo ya de la crisis (el segundo milagro económico con el PP al frente) y sobre todo, CON LOS MEJORES DEPORTISTAS DEL MUNDO, empataba con la imperfecta Estambul, indirectamente fuera de la lucha por los Juegos por su cercanía a Siria.

La sorpresa se tornaba estupor cuando, pocos minutos más tarde, Madrid era la primera ciudad en quedar eliminada por una ajustada votación (49-46 a favor de Estambul). ¿No teníamos 50 de los 98 votos asegurados? ¿Qué es lo que ha pasado? Esto se preguntaban todos aquellos que seguían con fervor esa gala del COI cual final de la Champions League. La respuesta más rápida y más evidente, es que no éramos tan buenos como nosotros mismos pensábamos. Pero dentro de esa respuesta existen muchos aspectos a analizar.

Primero, y más importante de todo, parece que no nos enteramos de qué va el asunto. La elección de una sede de JJOO es uno de los eventos más politizados que existen y, por lo que se puede extraer de las últimas tres elecciones de sede, no se nos da muy bien eso de hacer ‘lobby’ a los miembros del COI para conseguir votos. Parece que ni Rajoy, ni nuestro querido príncipe ni el aún más querido ministro de Educación, el señor Wert, tienen influencia allende nuestras fronteras.

Se habla de que potenciales candidaturas como las de Berlín y París para 2024 han cerrado puertas a Madrid 2020 a través de los votos de los miembros del COI de países europeos. Bien, pero eso ya se sabía, por lo que tendría que haberse aumentado los esfuerzos en esta lucha por ganar adeptos también llamada política, pues ya se contaba con ese hándicap desde antes.

Luego podemos ir a uno de los argumentos más esgrimidos por la candidatura: las infraestructuras. Desde Indiscretos, previniendo la hostia olímpica que se nos venía encima, ya hicimos un serial sobre ellas allá por los meses de febrero y marzo. Para el lector que no quiera (o no pueda) leerse cinco artículos más, le dejamos una frase de resumen: Infraestructuras construidas, infraestructuras infrautilizadas.

Hasta la tragedia de la fiesta de Halloween del año pasado, el Madrid Arena alojaba únicamente macrofiestas (mucho más rentable económicamente que los eventos deportivos). La Caja Mágica, por su parte, cobija el Masters de Tenis como único evento al año, aunque este año, a raíz del desastre del Madrid Arena, también fue la casa del Mundial de Balonmano. El Palacio de los Deportes, con los partidos de baloncesto del Real Madrid y Estudiantes, era el único con cierta asiduidad deportiva.

El dopaje era un asunto que indudablemente iba a socavar nuestro camino en la carrera olímpica. Sobre todo por la Operación Puerto. La mayor trama de dopaje de la democracia española se ha saldado con dos condenados a penas de un año y cuatro meses de cárcel por delitos contra la salud pública y la destrucción de todas las bolsas de sangre, ya que por aquel entonces no había ley anti-dopaje. Una operación con muy pocos condenados y demasiados clientes sin identificar. Además, la última ley anti-dopaje, que por fin se asemeja a lo exigido por la Agencia Mundial Antidopaje entró en vigor el pasado 4 de julio apenas dos meses antes del día ‘D’. ¿A pesar de todo esto queremos que nos tomen en serio en materia de dopaje?

Claro que, por si esto fuera poco, nos falta la crisis, la maldita crisis. Una de las mejores explicaciones a esta decepción la dio Nawal El Moutawakel, miembro del COI y medallista olímpica en Los Ángeles 1984: “Creemos que España debe invertir sus recursos económicos en materias más importantes que los JJOO”. Tan simple como eso. A convencer respecto a este tema no contribuyó Annie Bottle quien preguntada por la conveniencia de organizar unos Juegos con una tasa de paro tan alta, decidió que no era demasiado importante responder a esa cuestión, ya que se centró en hablar de las infraestructuras.

Relacionado directamente con la crisis los Juegos Olímpicos austeros propuestos por Madrid tampoco convencieron al COI. Pero es que es algo de lógica: se trata de un evento que se celebra cada 4 años,  por lo que al COI no le interesan presupuestos cortos que puedan suponer poner en riesgo una cita olímpica.

Por último, parece que el argumento de los mejores deportistas ni convenció ni es cierto. Para ver el estado y la salud de cada país en materia deportiva, hay que irse a los medalleros olímpicos. Y en el de Londres 2012, vemos como Japón obtuvo 38 medallas por las 17 de España. Se demuestra así que además de ser un argumento vacío (no te dan unos Juegos Olímpicos por méritos deportivos) es falso.

Podríamos hablar del fracaso de unos representantes (Alejandro Blanco, Rajoy, Botella) que no han sido capaces de estar a la altura de una cita como esta, pero daría para varios capítulos y ya se han puesto en evidencia ellos mismos.

Pero en fin, como toda historia tiene un buen final, en Indiscretos nos imaginamos a Ignacio González en lugar de Humphrey Bogart y Ana Botella en el de Ingrid Bergman en la película Casablanca, mientras el presidente de la Comunidad de Madrid pronuncia las palabras mágicas: “Siempre tendremos Eurovegas”.

Advertisements

One response to “La hostia olímpica más grande jamás contada

  1. Querido príncipe, maldita crisis, querida Españistán, imperfecta Estambul, potenciales candidaturas, cierta asiduidad, argumento vacío…

    Vamos a dejar pensar y posicionarse al lector.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s