¿La corrupción puede ser positiva?

Corrupción: es el abuso del poder para unos beneficios privados que, finalmente, perjudica a todos los que dependen de la integridad de las personas en una posición de autoridad. (Definición de la organización Transparencia Internacional).

Esta organización no gubernamental, fundada en 1993, se encarga de supervisar y difundir crímenes y corrupción política en el ámbito internacional. Su publicación más importante es el Índice de Percepción de la Corrupción, que, en una escala del cero al cien, mide los niveles de corrupción en el sector público de  prácticamente todos los países del mundo. Está basado en encuestas a expertos y empresas.

En España la organización trabaja desde el año 2000. Está gestionada por la Fundación José Ortega y Gasset, y cuenta con cuatro índices: Índice de Ayuntamientos, Índice de las Comunidades Autónomas, Índice de las Diputaciones, Índice de la Gestión del Agua.

A pesar de todas las noticias de corrupción que llegan cada día a nuestros periódicos, España ocupa el puesto trigésimo en el Índice de Percepción de la Corrupción de entre 176 paises. Si tenéis curiosidad podéis consultar la lista en la cuarta página de este documento de Transparencia Internacional.

corrp

Pero, volviendo al título del artículo, ¿la corrupción puede ser positiva? La primera respuesta instintiva es, evidentemente, no. En cambio, un reciente estudio demuestra de forma científica que esto no es así. El biólogo evolutivo Francisco Úbeda de la Universidad de Tenesse, y el matemático Edgar Dueñez de la Universidad de Harvard, usaron la teoría de juegos para responder a una sencilla pregunta. ¿Qué lleva a los individuos a colaborar en una sociedad que es corrupta?

La teoría de juegos, simplificando mucho el término, podemos decir que es una rama de las matemáticas aplicadas que estudia las decisiones que podría tomar un individuo, teniendo en cuenta las decisiones de todos los demás agentes que intervienen en la situación. Para llevarla a cabo se utilizan fórmulas matemáticas. Se utiliza principalmente en economía, pero también tiene aplicación en la gestión, la estrategia, la psicología o, incluso, en la biología, como el caso que nos ocupa.

Utilizando esta metodología los dos científicos revelaron que las personas que tienen el poder suelen ser corruptos, porque creen que están “por encima de la ley”. Y lo más importante, la sociedad sigue cooperando y respeta las normas por miedo al castigo.

Para ellos la sociedad funciona de la siguiente manera, y por este motivo, la corrupción es beneficiosa. Sin un poder que les controle, los individuos serían mucho más agresivos y reticentes a aceptar una serie de normas, ya que el miedo al castigo desaparecería. Por otro lado, según Úbeda y Dueñez, los hombres y mujeres en el poder aceptan esos cargos de responsabilidad con la esperanza de obtener algunos beneficios. Sin los incentivos suficientes, sin corrupción, muchos políticos buscarían otra profesión.

Una matización importante que añaden, es que la sociedad sigue cooperando cuando la corrupción se halla en pequeños niveles. Finalmente si el grado de corrupción es muy elevado el pacto social entre poder e individuos se descompone.

Los hallazgos de Úbeda y Dueñez tienen implicaciones en varias ramas de ciencia. En economía podrían ayudar a proporcionar ideas para aprovechar la corrupción a favor de la sociedad. En psicología, estos resultados aportan una justificación matemática a la relación entre el poder y la corrupción en humanos. Pero lo más curioso es la implicación que pueden tener en la biología. Esto explica, asegura, por qué entre los insectos sociales también se observan comportamientos corruptos.

Un hecho curioso lo remarca el doctor Bill Hughes de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Leeds. Según sus investigaciones, el modelo de la hormiga trabajadora y obediente podría derrumbarse. Las hormigas no están tan dispuestas a cooperar en beneficio de la colonia como cuando tienen algo que ganar.

«Cuando se estudian insectos sociales como las hormigas y las abejas, lo primero que destaca a menudo es el aspecto cooperativo de su sociedad», destacó el Dr. Hughes. «Sin embargo, si te fijas con más profundidad, se puede ver que existen conflictos y trampas y, evidentemente, la sociedad humana es un excelente ejemplo de esto.» Antes los investigadores creían que las hormigas eran «una excepción, pero su análisis genético ha mostrado que en su sociedad también abunda la corrupción, y además corrupción en la realeza».

Otras investigaciones también abordan este tema. El profesor Jacobus Boomsma del Centro de Evolución Social de la Universidad de Copenhague descubrió que algunas hormigas pueden saltarse las reglas de su especie para asegurarse de que sus crías se convierten en reinas reproductoras, y no en obreras estériles.

Pero no todos son tan benevolentes con los corruptos. Otro estudio interesante a propósito de este tema es el de los profesores Nicholas Ambraseys del Colegio Imperial de Londres y Roger Bilham de la Universidad de Colorado en Boulder. “Hemos encontrado que el 83 por ciento de todas las muertes por terremotos en los últimos 30 años se han producido en países donde la corrupción es un hecho generalizado y peor de lo esperado”.

Los autores sostienen que un terremoto de magnitud 7,0 que tuvo lugar en Nueva Zelanda apenas tuvo consecuencias, mientras que el terremoto de Haití, igual en la escala Richter, fue una catástrofe para la humanidad. Volviendo al principio del artículo, destacamos que Nueva Zelanda ocupa el primer puesto en el Índice de percepción de la corrupción, mientras que Haití el 165.

Por tanto, la conclusión del estudio de Bilham y Ambraseys es que la corrupción es la causante de una mayor mortalidad de las catástrofes naturales. Asimismo, la riqueza es el parámetro más evidente que influye en el nivel de corrupción de un país.

Después de leer el artículo se pueden extraer múltiples conclusiones. Esta es la que proponemos nosotros: Como bien dicen los científicos, la corrupción forma parte de nuestras sociedades. Pero, ¿por qué los países menos corruptos son aquellos con el mejor nivel de vida? Quizá lo que es beneficioso es que algunos países sufran la corrupción, para que otros estados puedan aprovecharse.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s