El muro de sus ojos

This slideshow requires JavaScript.

Ana Pérez Martín

Seguir a @ArteProfano

¿Qué hace a una pared irresistible para el arte urbano? Hay muros que parecen tener un imán para el spray y la pintura, no importa cuántas veces sean intervenidos, que los “limpie” el Ayuntamiento o que los pervierta un grafitero sin respeto por el arte ajeno; los artistas vuelven una y otra vez a utilizarlos como lienzo. ¿Por qué estos y no otros? Una pregunta que Guillermo de la Madrid, cofundador de Madrid Street Art Project, comenzó a responder en el Safari de Arte Urbano por Lavapiés organizado por La Casa Encendida hace unas semanas.

La primera razón no entraña demasiado misterio: hay paredes en las que se hacen intervenciones porque está permitido. Esto no significa que sea legal, porque pintar en la calle no lo es, pero se hace la vista gorda, se consiente. Es el caso de la puerta de La Tabacalera en la que, como explicó Guillermo, han intervenido numerosos artistas. En 2010 fue la artista colombiana Bastardilla que colocó una profunda mirada indígena sobre la glorieta de embajadores. Un tiempo después un graffitero pintó encima –saltándose las normas de cortesía que dicen que sólo puedes tapar una obra ajena si la tuya está más elaborada- así que decidieron renovarlo con una imagen de Sabek y Ruina. Ahora luce el soleado conejo blanco de Dingo que está propagándose por las calles de Madrid.

Otro de estos lugares “fáciles” para pintar es el muro de Esta es una Plaza que, por si alguien no lo conoce, es un lugar muy agradable, un pequeño parque autogestionado desde 2008 al que se puede acceder por la calle Doctor Fourquet. Desde su fundación hasta 2010, el espacio apoyaba activamente el arte urbano por lo que “hubo mucho movimiento y creatividad”, comentó Guillermo, los artistas que estaban de paso y los de Lavapiés dejaban allí su obra. Al principio se pintaba sin reglas, después se estableció un turno de intervenciones pero a partir de 2010 los intereses de Esta es una Plaza se alejaron del arte urbano y no ha habido más actividad. Sí que sigue un poco vivo, aunque no al nivel de 2010, el muro de Esta es una Plaza que da a la calle Sombrerería donde pudimos encontrarnos con una estampa de Por Favor.

A unas paredes se las escoge, como hemos visto, porque son accesibles al estar más o menos permitido pintar en ellas y posibilitan hacer trabajos más elaborados y sin presión. Otras… otras parecen tener algo que enamora a artistas concretos, incapaces de pasar por ellas una vez y dejarlas escapar después. Una de las más contagiadas de esta fidelidad a un lienzo callejero es Nuria Mora, la artista urbana con más recorrido en Madrid. Nuria empezó pintando una figura geométrica que empezaba en una llave y acababa en una cerradura. Ahora continúa con las formas geométricas y los colores pastel aunque ya no sigue la estructura de llave-cerradura y a veces incluye flores y vegetación.

Uno de estos muros con los que Nuria Mora ha tejido un sólido vínculo se encuentra en la calle del Espino. La primera obra la hizo en 2006, en rosa sobre la puerta que por aquel entonces era de madera. A lo largo del tiempo ha ido añadiendo detalles, un progreso que ha explicado con detalle recientemente y con muchas fotografías Guillermo de la Madrid en su blog. Como si de una relación se tratara, se toma su tiempo, va dejándose ver poco a poco, se examina con la distancia de los meses o los años, se reinventa. La forma color rosa desaparece con su soporte cuando cambian la puerta de madera por una de metal, pero aún se intuye en el marco de la puerta. En 2011 Nuria añade otra pequeña geometría en la pared, esta vez en azul, y le añade flores. Se deteriora por la erosión del tiempo, y en 2012 vuelve para cubrir, esta vez ya sí, todo el muro y en varios colores.

Otro artista colocó encima de la pieza de Nuria una plantilla. Nadie le había invitado así que Nuria Mora decidió dejar claro que era su pared, pero para ello llamó a su amigo Boris Hoppek –conocido por sus muñecos C’mon que se usaron para anuncios de coches-; si va a haber terceras personas que sean escogidas. Hoppek pintó entonces uno de sus famosos muñecos, en negro, tapando la plantilla intrusa. El monigote gigante parece dejar claro quién puede y quién no puede añadir piezas a la obra de Nuria Mora. El mural es cada vez más grande, fortaleciendo esa relación de la artista con el espacio. Y el día del safari descubrimos que Hoppek había vuelto a intervenir, esta vez dejando ver que su nuevo personaje ya había dejado algunas piezas en el mural de Nuria Mora. ¿Significará que desde ahora se convierte en un mural colaborativo? ¿En una pared con dos amantes?

El mural de Nuria Mora y Boris Hoppek en noviembre de 2013

El mural de Nuria Mora y Boris Hoppek en noviembre de 2013. Fuente propia

Hay muros atractivos porque no presentan complicaciones, otros porque “enganchan” y existe un tercer tipo: los que suben la adrenalina y alimentan el ego. Guillermo de la Madrid los catalogó durante el safari como lugares donde se pinta “porque sí”. Aplicando las lecciones de Javier Abarca en las clases de Arte Urbano y Graffiti de la Tabacalera, podría decirse que esas paredes dan puntos. Es el caso de la puerta lateral del Teatro Valle Inclán, muy cerca de la plaza de Lavapiés. Un lugar muy visible –los artistas urbanos no pintan para una élite, pintan para la calle, así que cuanta más gente les vea mejor- y es un lugar que implica mucho riesgo –es una institución pública, probablemente vigilada, pintar allí es exponerse a una multa-. Así que dejar una obra plasmada allí no sólo te posiciona como un buen artista (si lo eres) sino como un buen rebelde, aumenta tu prestigio callejero. No podemos negarle al arte urbano su carácter trasgresor.

Sea por la razón que sea, las paredes de Lavapiés constituyen una de las más ricas salas de exposiciones de Madrid. Hace frío, es cierto, pero no olviden sacar un poco la cabeza de sus bufandas y gorros cuando pasean las calles del céntrico barrio. El arte está por todas partes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s