Nazis en el Parlamento

Para la comunidad de árabes y magrebíes franceses, 1983 es el año en el que 21 personas fueron asesinadas por diversos actos racistas cometidos por el ejército y la policía. La Marche des Beurs, comenzaba desde Marsella el 15 de octubre con 17 personas, a su paso por Grenoble eran 32 y a su fin en París el 3 de diciembre  ya se había convertido en un hito en la lucha contra el racismo y la xenofobia con un total de 100.000 personas decididas a unirse a la reivindicación de L’ Égalitè. Se han cumplido 30 años de aquella marcha, y sin duda el panorama es para ponerse el chándal y comenzar a caminar.

La Marche des beurs, a su comienzo en Marseille.

La Marche des beurs, a su comienzo en Marseille.

Si los medios de comunicación fueran francos con la sociedad y la política proteccionista coherente, no harían falta cuchillas en las fronteras. Nadie querría venir a Europa. No sólo en Grecia vive el neonazismo su particular Amanecer Dorado. Sobre el viejo continente se cierne la sombra de un enemigo que vive en el interior de aquellos que no han aprendido nada de la historia. La política está siendo devorada por la xenofobia y los grupos radicales se dejan ver tranquilos entre los ciudadanos con el gesto cómplice de una derecha civilizada mejor situada que ellos en el poder, y que en realidad es extremista y afín a sus pensamientos.

Acto de Jobbik en Budapest.

Acto de Jobbik en Budapest.

La deriva xenófoba emprendida en Europa lleva en Hungría el nombre de Jobbik.  El partido es la tercera fuerza política del país y plantean en pleno Parlamento la necesidad de elaborar listas de judíos, considerados un peligro para la seguridad del país. Al contrario que los gitanos, los judíos húngaros no sufren ataques violentos precisamente porque conforman la élite social y económica de Budapest. Sin embargo las ofensivas verbales son constantes y muchos ya han decidido emigrar presionados por la política que ejerce Jobbik y la sensación que produce la vista gorda constante que hace al respecto el gobierno de Victor Orban. Se han impuesto cambios en la constitución que están muy lejos de respetar los derechos democráticos mínimos, obligando a los gitanos a sobrevivir apartados del sistema y con un 90% de paro. Aún peor es la situación en República Checa, cuyo sistema educativo parece estar maquiavélicamente diseñado para excluirlos de la sociedad. Viven en guetos y asisten sin más remedio a colegios para discapacitados. La situación se repite en Polonia, Bulgaria y en la vecina República Eslovaca, donde el 40% de los gitanos viven aislados.

Multitudinaria manifestación contra la deportación de gitanos en Francia.

Multitudinaria manifestación contra la deportación de gitanos en Francia.

En  Francia, el Ministerio de Interior ha cogido por costumbre derribar chabolas. Son 17.000 los gitanos que se han visto obligados a abandonar sus precarias casas, sin prestación ni realojo. La comunidad musulmana sufre ataques constantes desde hace décadas y el 85% de los judíos franceses consideran que el antisemitismo es un problema en el país.

Reflejo del creciente racismo en la sociedad es el insulto que una candidata de Frente Nacional le dedicó a la Ministra de Justicia Christiane Taubira, que tiene de color negro la piel y es de la Guayana francesa. La llamó gorila y mono, un recurso muy recurrente, al parecer, entre las voces radicales de los Parlamentos. En Italia, un senador de la Liga Norte llamó orangután a la Ministra de Integración Cécile Kyenge, de origen congolés. Ambos países comparten una política común de expulsión de gitanos que comenzara en Italia con Berlusconi en 2008 y en 2010 para Francia con Nicolás Sarcozy.

Ni Hollande, ni Letta han hecho nada al respecto más allá de lamentarse por la mala imagen frente a la prensa internacional de la que no parece preocuparse David Cameron, que ha exigido a Europa regular la inmigración en el Reino Unido. Se hace necesario, según el Primer Ministro, negar a rumanos y búlgaros el derecho a ayudas sociales para la vivienda o el desempleo que sí tienen otros comunitarios.

La lista de partidos políticos racistas es larga. Jobbik se lleva la palma junto con el Amanecer Dorado griego y el NPD de Alemania. En Suecia destaca The Nordic Reich Party y en Reino Unido The Brithish National Party. En Italia son varios, Fascismo y Libertà, Fiamma Tricolore, Forza Nuova y Movimiento Idea Sociale. Casapound, creado recientemente y con representación en Lazio (Roma) organizaba hace dos semanas unas jornadas en las que compartían ideales con sus homólogos griegos de Amanecer Dorado. En España, Democracia Nacional, La Falange, Alianza Nacional y Nudo Patriota, se han unido en la Plataforma España en marcha y esperan presentarse a los comicios europeos del año próximo, en los que se espera una amplia representación de  grupos europeos de extrema derecha.

En las condiciones de adhesión para los nuevos estados miembro de la Unión Europea reflejadas en el Tratado de Lisboa, queda bastante claro que será necesaria una “garantía de la democracia y del Estado de Derecho” así como de “los derechos humanos y el respeto y la protección de las minorías” para poder entrar a formar parte de UE. No parece que sea necesario continuar con el cumplimiento de esas mismas normas de adhesión para asegurarse la permanencia.

Forma parte de la democracia el libre derecho de creación de partidos, pero también es responsabilidad de los Estados asegurar la constitucionalidad de los programas de los mismos. Se hace evidente la necesidad de una memoria que honre la historia no sólo de aquellos que murieron en el Holocausto y urge una actuación firme del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, creado para asegurar que los ciudadanos vivamos en esta patraña de democracia que nos han colado. Los Parlamentos se llenan poco a poco de diputados cuyo discurso forma parte de un racismo renovado reflejo de un mal mayor que amenaza a las minorías. Entienden  nuestros presidentes electos, que los débiles son los, aún minoritarios, grupos parlamentarios de extrema derecha que se permiten el lujo de faltar al respeto a los derechos humanos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s