Viaje intimista con la dama blanca

Por Nacho Casado Chozas

La heroína ha vuelto a ser noticia tras la reciente muerte de Philip Seymour Hoffman. El fallecimiento del actor, a causa de su adicción, ha puesto de manifiesto que esta sustancia no es ajena a las clases altas de la sociedad. Se trata de una de las drogas más destructivas por su fuerte dependencia física y psicológica. En estos últimos años, su consumo ha disminuido considerablemente con la aparición de novedosas drogas sintéticas.

En la actualidad, se tiende a estigmatizar al consumidor de heroína como a una persona relacionada con la marginalidad y la pobreza, inmerso en la delincuencia para poder acabar con el “mono”. Ha quedado demostrado que esta droga no entiende de clases sociales, ya que el consumidor también viste de traje y vive en lujosas zonas residenciales. A pesar de su peligrosidad y fuerte adicción, durante muchas décadas fue un icono de rebeldía y revolución, convirtiéndose  en símbolo de diferentes movimientos sociales y contraculturales de finales del siglo XX. Pero a su vez, la heroína también fue un arma letal que sirvió para anestesiar y criminalizar a la juventud inconformista de los años 80 en Europa.

De los Beats a Woodstock: La heroína como rebeldía

La heroína y los movimientos culturales  han estado siempre ligados, sobre todo en Estados Unidos. Esta intensa relación tuvo sus primeros escarceos a finales de los años 40 con la explosión de la Generación Beat. Este fenómeno literario, cuyo sonido de ambiente era el jazz, lo conformaba un grupo de escritores estadounidenses que tenían una forma diferente de entender la vida. Los Beats tenían unos valores contrarios al conservadurismo de Estados Unidos, defendían una gran libertad sexual, apostaban por el estudio de la filosofía oriental y abogaban por el uso de las drogas, siendo la heroína una de las más utilizadas por su condición evasiva. La Generación Beat fue absorbida por la cultura de masas hasta principios de los años 60. Su canto a la liberación y su rebeldía transgresora fue el catalizador de los primeros movimientos feministas. Además, supuso el ascenso de la contracultura hippie, la liberación de los homosexuales y los negros. Fue la brújula de una sociedad desencantada que utilizaba su espíritu viajero como una válvula de escape, siendo “En el Camino”  la obra más representativa del movimiento. Este libro, de Jack Kerouac, es uno de los referentes de la historia de la literatura contemporánea, llegando a ser calificado como “de culto” por todos los buscan un nuevo sentido a su vida. La Generación Beat también fue la semilla de la novedosa manera de informar de finales de los 60, es el denominado periodismo gonzo de Hunter S.Thompson. Esta nueva corriente periodística era seguidora de la esencia Beat, ya que compartían el estilo narrativo, el enfoque directo, el concepto de viajar como forma de vida y el gusto por el consumo de drogas.

Asistentes al festival de Woodstock 69 . Fuente: Walking Through Tomorrow

En los años 60,  surgió el movimiento contracultural hippie en California, siendo el heredero del concepto Beat. Durante estos años, la heroína penetró fuertemente en los estratos sociales, puesto que se daban todos los condicionantes. Era una droga exótica, espiritual y sorprendentemente placentera. Esta sustancia fue un símbolo pacificador y antibélico contrario a la Guerra de Vietnam. La década de los 60 fue una de las mejores en lo se refiere a lo musical, ya que durante estos años surgieron nombres como: Bob Dylan, Patti Smith, Pink Floyd, Janis Joplin, Lou Reed, Jimi Hendrix o Jim Morrison entre muchos otros. El clímax de esta década llegó con el festival de Woodstock de 1969, donde actuó un gran elenco de artistas de la época. Fue una década de excesos y de libertinaje que desembocaron en muertes por sobredosis.Una buena parte de las grandes figuras del momento murieron a causa de las drogas a una edad muy temprana, formando parte del llamado club de los 27.

La dama blanca de la depresión y el punk del Reino Unido

Los años 80 en el Reino Unido fueron muy complicados. La política conservadora y ultra liberal de Margaret Thatcher caracterizaba al país anglosajón. Su popularidad empezó a disminuir a causa de la Guerra de las Malvinas y la aplicación de sus nefastas políticas, ya que la reconversión industrial supuso el ahogamiento de la economía británica. El tejido empresarial se desquebrajó con el cierre de muchas fábricas y la reducción de personal. El paro aumentó considerablemente y una brutal crisis económica afectó a ciudades eminentemente industriales como Manchester, Edimburgo, Sheffield, Leicester o Birmingham. Paralelamente, cada vez ganaba más fuerza el sentimiento nacionalista escocés y norirlandés. En esta década, el IRA tuvo una gran actividad tanto en Irlanda del Norte como en Inglaterra, provocando numerosas muertes y una gran alarma social. Los enfrentamientos entre los obreros y la policía se sucedían en las numerosas manisfestaciones. El descontento y la frustación del pueblo era palpable. La situación era perfecta para que la heroína tuviera una buena aceptación en la sociedad. Esta droga tuvo un devastador resultado en los obreros, jóvenes parados y en la población desencantada. Esta sustancia tuvo una fácil entrada con la irrupción del punk a finales de los 70. La heroína se convirtió en un emblema de esta música insurrecta y antisistema.Una vía de escape anárquica y combativa empezó a surgir con los conciertos de punk, grupos como The Clash, Sex Pistols o The Exploited ambientaban las noches de los pubs británicos.El lema de “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver” de James Dean retrataba perfectamente esta década del Reino Unido. Un ejemplo claro de vida desenfrenada fue Sid Vicious. El bajista de los Sex Pistols murió con 21 años a causa de una sobredosis de heroína.

The Clash, uno de los grandes referentes del punk británico junto a Sex Pistols.
Fuente: Revista Vicio

En los 80 también apareció la electrónica con sus primeros clubs y afters, lugares que eran auténticos mercadillos de la droga y donde la felicidad brotaba en un país tan deprimido. Formaciones como Underworld o Depeche Mode empezaban a dar sonido a las chirriantes y desfasadas noches de las ciudades británicas, comenzado así la época dorada del clubbing. En la película Trainspotting se muestra fielmente la problemática social y heroinómana del Reino Unido de los 80. En ella se traslada esta situación al barrio edimburgués de Leith, el distrito más industrializado de la capital de Escocia. En la cinta se muestran,sin tapujos,las adicciones de un grupo de amigos, sus preocupaciones, la decadencia social, su modo de vida y la autodestrucción de toda una generación. ¿Quién no recuerda a Renton correteando junto a Spud por Princes Street a ritmo de Iggy Pop?

La contrarrevolución del caballo en Euskadi

Al igual que en el Reino Unido, los años 80 en el País Vasco fueron muy turbulentos. La reconversión industrial en España tuvo especial incidencia en Vizcaya con la destrucción de empleo proveniente de la siderurgia, metalurgia y astilleros vizcaínos. Los pueblos y ciudades industriales se quedaron sin futuro a causa de esta inesperada situación. A pesar de estas circunstancias, la sociedad vasca y especialmente su juventud nunca dejó de luchar y movilizarse. Se crearon medios independientes, revistas, organizaciones juveniles y no cesó la actividad en los gaztetxes, pero la represión policial en las manifestaciones eran desmesurada. El panorama no era muy alentador, ya que había una crisis económica descomunal. Euskadi estaba en un constante estado de excepción y la supuesta transición democrática no había llegado. La única solución a tal panorama era la lucha mediante la militancia política y la música. En los 80 el punk llegó al País Vasco creándose multitud de grupos musicales reivindicativos como Eskorbuto, Kortatu, Hertzainak o La Polla Records entre muchos otros, formando parte del acuñado Rock Radical Vasco. Las calles se llenaron de crestas, cazadoras de cuero y botas, el punk era una forma de canalizar toda la desidia y la frustación social. Con esta oleada antisistema e insurrecta, apareció una invitada inesperada, la heroína. Al igual que en la Europa más deprimida, esta sustancia tuvo una rápida propagación entre la juventud vasca. Era una forma de rebeldía y de evasión momentánea. También fue la droga identitaria del Rock Radical Vasco, así que los seguidores también consumían para seguir las costumbres de sus ídolos. Esta sustancia fue la causante de  la prematura muerte del punk vasco, es el caso de Eskorbuto, sus integrantes murieron a causa de sus problemas con la heroína. Muchos vascos nacidos en los 60 murieron a causa de sobredosis o de SIDA en las dos décadas posteriores, es la llamada Generación Perdida. En esos años, las cuadrillas de amigos se chutaban como quién se iba de txikitos, era una práctica de lo más común.

Fermin Muguruza, de Kortatu, en un concierto en Gernika en 1987.
Fuente:Xavier Mercadé

Pero, ¿por qué había aparecido con tanta rapidez y crudeza en el País Vasco a diferencia del resto de España? Hay una teoría conspirativa lógicamente negada por los organismos oficiales y el CNI. El gobierno socialista de Felipe González gestionó España desde 1982. En esos mismos años, esta misma presidencia perpetró un terrorismo de estado contra miembros de ETA a través de los GAL, acción que siempre había negado y que desacredita la fiabilidad de dicha ejecutiva. ¿Por qué no se iba a facilitar la entrada de heroína para así adormecer y desprestigiar a la sociedad más renvindicativa del estado? Son muchos los autores y ciudadanos que defienden la teoría de la contrarrevolución del caballo, informaciones y argumentos silenciados en los grandes medios. Esta idea denunciada en el País Vasco ha sido la tónica a lo largo del siglo XX, con una intención clara: la utilización estratégica de la heroína,por parte del Estado,para desprestigiar y acabar con la posible amenaza de las vanguardias contestatarias y subversivas. Hay ejemplos claros donde se sospecha claramente de esta estratagema reaccionaria, es el caso del Free Speech Movement de Berkeley, el Black Panther Party, el Mayo Francés o el Autunno Caldo Italiano. La forma de actuación fue similar en el País Vasco al igual que estos casos concretos. Las drogas blandas, la marihuana y el hachís, fueron erradicadas de las calles de Euskadi. Las fuerzas del orden persiguieron a los pequeños narcotraficantes de esta sustancia y a su vez, de la noche a la mañana, las mafias de la heroína y sus narcotraficantes llegaron a los núcleos urbanos sin problema alguno. El tráfico y el consumo de esta droga era muy acentuado en La Margen Izquierda de Bilbao, algo evidente que las autoridades ignoraron. No hay pruebas esclarecedoras, pero en el “Informe Navajas” de 1989 se detalla la implicación de gran parte de la cúpula de la Guardia Civil e importantes empresarios vascos en operaciones de narcotráfico. Dicho informe fue misteriosamente archivado por falta de pruebas.Uno de los acusados mencionado en estos documentos es Enrique Rodríguez Galindo, un alto mando de la Guardia Civil de Intxaurrondo, cuartel conocido por ser el eje clave en el GAL y poseer multitud de denuncias por prácticas tortuarias. Además, esta autoridad de la Benemérita fue condenada a 75 años de prisión  por el caso Lasa y Zabala, de los que cumplió únicamente 4 por problemas de salud .La publicación de los nombres del informe en los medios provocó la inmediata actuación de ETA en su particular lucha contra los estupefacientes, ya que la organización terrorista asesinó a seis personas relacionadas con este caso, entre ellos políticos, grandes empresarios y personas vinculadas al ocio nocturno. La banda siempre ha visto el narcotráfico como un obstáculo para que su actividad tuviera mayor aceptación en las calles, y también para contar con un pueblo más reivindicativo y activo con la causa nacionalista. Por eso, discotecas, empresarios y fuerzas del orden relacionados con el negocio de la droga han sido siempre objetivos terroristas.

La heroína siempre ha estado presente en todos los movimientos sociales y culturales del siglo XX. Ha sido la bandera de la rebeldía, la revolución y lo transgresor. Seña de identidad del libertinaje, del desenfreno y del punk. Esa connotación revolucionaria contrasta con su efecto sedante de actitudes insurrectas y subversivas, además de haber destruido numerosas revueltas sociales.Es también la responsable de acabar con referentes de la música, eliminar generaciones enteras y ser el motivo del eterno punk´s not dead. La heroína, dos caras y concepciones históricas de la dulce y desbocada dama blanca.

Advertisements

3 responses to “Viaje intimista con la dama blanca

  1. Pingback: Viaje intimista con la dama blanca·

  2. “Pero, ¿por qué había aparecido con tanta rapidez y crudeza en el País Vasco a diferencia del resto de España?”
    Olvidas la presencia de la heroína entre los miembros, también más contraculturales y reivindicativos, de la movida madrileña y del mundo del flamenco

    • Hola, gracias por tu interesante apunte. Como bien dices, la heroína tuvo una importante presencia en la Movida y en el flamenco, pero echando un vistazo a datos y estadísticas de la década de los 80, no es comparable con la incidencia y la rapidez con la que se propagó en Euskadi. Además, el reportaje ambienta la heroína en un territorio social y contracultural.Cierto es que la Movida tuvo su componente rebelde, pero la heroína en Madrid no dejaba de ser un elemento lúdico como podían ser otras drogas como las pastillas. En el País Vasco, la heroína tuvo una incidencia brutal por diferentes condicionantes sociales, políticos y culturales que no se dieron en otro lugar, por eso me centré en Euskadi.Ya que creo que la contrarrevolución del caballo y la llamada Generación Pérdida es un tema olvidado en los grandes medios de comunicación. Muchas gracias por el apunte. Te dejo un artículo sobre el cine quinqui donde se puede relacionar heroína y flamenco.
      http://revistaindiscretos.com/2013/03/24/joder-colega-como-te-lo-montas-cine-quinqui-to-lo-weno/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s