Los últimos en dinero, los primeros en corazón

Por Nacho Casado Chozas 

Es innegable que el fútbol ha cambiado radicalmente hasta convertirse en un negocio muy rentable para ciertos sectores. La deriva que ha tomado este deporte es producto de la transformación de los equipos en Sociedades Anónimas Deportivas (SAD). Esta mercantilización tuvo lugar en 1992, ya que por ley se obligó a los clubes de Primera y Segunda División a convertirse en empresas a excepción del Athletic Club de Bilbao, Club Atlético OsasunaFútbol Club Barcelona y Real Madrid. En los más de 20 años que han pasado de este cambio de mentalidad, la cuestión económica ha ido primando cada vez más frente a valores deportivos e identitarios. El fútbol es una fábrica inagotable de dinero al servicio de multinacionales y grandes magnates. Por ejemplo, la mayoría de competiciones deportivas y estadios europeos han cambiado su nombre por el de una entidad bancaria. Los equipos son marionetas en manos de gestores que se han aprovechado para enriquecerse, blanquear capital y obtener financiación pública.

Pancarta en un partido del FC United of Manchester. Fuente: Ideales del gol

Si el Estado español se caracteriza por tener una clase política corrupta que carece de sensibilidad social, la cosa no varía mucho en los dirigentes de los equipos. Tenemos los claros ejemplos de José María del NidoManuel Ruiz de Lopera o la familia Ruiz Mateos entre muchos otros.La consecuencia de toda esta mafia es la destrucción de la esencia de este deporte, basta con repasar todos los clubes que han desaparecido o están en quiebra. Esta maquinaria del capital no respeta al aficionado al fútbol, el verdadero alma de este juego. Las productoras audiovisuales anteponen sus intereses poniendo unos horarios poco apropiados para ir al estadio. Los medios de comunicación deportivos son voceros al servicio de los equipos poderosos. El verdadero aficionado a este deporte intenta sobrevivir frente al abusivo precio de las entradas,a los horarios de los partidos y a la nula participación en los clubes. En el fútbol falta transparencia y democratizar las actividades con su masa social, el activo más importante y menos valorado en el circo del balón.

Clubes del pueblo: otra forma de entender el fútbol

En la actualidad, existe una corriente de pensamiento que denuncia la mercantil gestión del negocio futbolístico. Se trata de aficionados que luchan contra el fútbol moderno, superficial y falto de personalidad. Son personas apasionadas y fieles a su club que se sienten traicionados por sus dirigentes.Son unos románticos del balompié que apuestan por otra forma de entender de este deporte. Su modelo es el llamado Sistema de Accionariado Popular. Como consecuencia de esta tenebrosa deriva futbolística, estos simpatizantes han ido fundando diversos clubes con este sistema participativo . En estos equipos,  los seguidores son los verdaderos protagonistas e intervienen democráticamente en la toma de decisiones, así se evitan el conflicto de intereses personales. Esta masa social se organiza para invertir  todos los ingresos generados en las mejoras del equipo . Nadie gana dinero con estos proyectos, son entidades sin ánimo de lucro. El club es de sus aficionados y ellos son el propio equipo, un mismo ente fusionado. Así evitan la entrada de empresarios e intermediarios que cambien la filosofía del club y el amor a unos colores por cuestiones económicas. El caso más mediático  fue el del FC United of Manchester en 2005. En ese mismo año,  la familia estadounidense Glazer se hizo con gran parte de las participaciones del Manchester United. Esta compra accionarial no fue muy popular entre los seguidores , ya que suponía la entrada de capital extranjero para especular con su Manchester United. Entonces, éstos decidieron fundar su propio equipo en el que ellos fueran tanto los dirigentes como los aficionados. También surgieron nuevos equipos en el Reino Unido donde los simpatizantes fueran los protagonistas, son los casos del AFC Wimbledon y el AFC Liverpool. Con el paso de los años, este modelo se fue extendiendo por toda Europa hasta llegar a España. Tenemos los ejemplos del Atlético de Socios (Atlético de Madrid), FC Tarraco (Gimàstic de Tarragona), CD Palencia (el extinto CF Palencia) y el Xerez DFC (CD Xerez). Pero sin duda,  los clubes cooperativos más importantes son el CAP Ciudad de Murcia y el UC Ceares.

El CAP Ciudad de Murcia: el pionero en la autogestión

Ambiente en la grada de City Boys tras marcar un gol. Fuente: CAP Ciudad de Murcia

El Club de Accionariado Popular (CAP) Ciudad de Murcia es el pionero en implantar en España este sistema de participación. Este equipo, fundado en 2010, es el heredero del desaparecido CF Ciudad de Murcia. Actualmente, el CAP Ciudad de Murcia milita en la Preferente de Murcia ( quinta categoría del fútbol nacional). El club se caracteriza por ser propiedad de la masa social. Cada aficionado puede disponer únicamente de una acción al precio de 100 euros anuales durante las próximas 5 temporadas. Esa acción simboliza un voto en todas decisiones tomadas en las juntas. Lo que significa que el valor de la opinión de sus accionistas es equitativa.Existe una junta directiva elegida por los propios seguidores, pero es un hecho meramente formal, ya que la estructura es totalmente horizontal. En este club todo es consesuado entre los accionistas: la elección del cuerpo técnico y los jugadores, el diseño de la equipación, el precio de las entradas etc. A pesar de jugar en Preferente, tiene una muy buena asistencia en todos sus encuentros.  Además, cuenta con los City Boys, una hinchada que aporta colorido, animación y presión en los encuentros que el CAP Ciudad de Murcia juega como local y visitante. El equipo se caracteriza por participar en actividades solidarias, reivindicativas y de carácter social. También, poco a poco se está convirtiendo en un icono social en el fútbol , ya que es una entidad declarada antifascista y antirracista.Su popularidad puede verse reflejada en las redes sociales, puesto que tiene un mayor impacto mediático que otros conjuntos de superior categoría de la Región de Murcia.  Este club, a menor escala, recuerda mucho al Sankt Pauli o al Livorno entre otros. El CAP Ciudad de Murcia, siguiendo el ejemplo del FC United, ha abierto una nueva vía en la forma de concebir el deporte nacional.

El UC Ceares: la “Old School” británica en Asturias

Mural en el estadio La Cruz del UC Ceares. Fuente: Ideales del gol

Para conocer la historia del UC Ceares hay que viajar al barrio obrero de Ceares en la ciudad de Gijón. A diferencia del CAP Ciudad de Murcia, este equipo de la Tercera asturiana tiene una dilatada historia al ser fundado en 1946. Es un equipo muy carismático del fútbol de Asturias que por su carácter barrionalista, humilde y obrero tiene ciertas similitudes con el Rayo Vallecano. El UC Ceares sufrió a comienzos del siglo XXI diversos problemas económicos y sociales que casi terminan con su desaparición. Pero en las elecciones del club en 2011 ganó una candidatura popular compuesta por socios, ex jugadores y vecinos. A raíz de este cambio de directiva, al igual que ocurrió en el Ciudad de Murcia, se propuso un modelo asambleario y autogestionado a la hora de dirigir el club. Este grupo de personas ha dado otro aire a la entidad apostando por sus orígenes y por la cantera para así cimentar el futuro. Además, la nueva junta directiva se posiciona firmemente contra el fútbol moderno, mediático y capitalista. También defienden unas ideas antifascistas, antirracistas y abogan por el entusiasmo, la fidelidad no negociada y los valores sociales.

El renacer del UC Ceares ha significado un viento fresco para el barrio. Porque igual que ocurre en Vallecas, todos los vecinos están orgullosos de su equipo y éste se muestra implicado con su entorno social. Se podría decir que el UC Ceares es un reducto británico en la ciudad de Gijón, son muy anglófilos en la tradición cultural y futbolística. En la fachada de La Cruz, su pequeño fortín con estética inglesa, luce un colosal mural que reza: AGAINST MODERN FOOTBALL. Una declaración de las intenciones y la filosofía de este club para todo aquel que pasee por Ceares. No cabe duda que el fútbol estará eternamente ligado con la música, pues en los descansos de La Cruz suena reggae, ska y punk británico para aderezar las charlas del intervalo. Es un equipo muy arraigado a la cultura del Reino Unido, prueba de ello es la utilización en bufandas y pancartas del anagrama de la corriente musical Nothern Soul con su característico lema “Keep the faith”. Otro detalle a tener en cuenta es que en el estadio del UC Ceares, imitando el mítico cartel This is Anfield de Liverpool, hay un letrero junto al escudo que dice en asturianu “Esto ye la Cruz”. También, en las gradas de La Cruz se pueden ver banderas de todo tipo, pero una que llama bastante la atención es una que dice “Lust for Life” en un claro guiño a Trainspotting e Iggy Pop.

O

El Rayo Vallecano y su hinchada son un símbolo de humildad, valores y compromiso con la clase obrera.Todo lo contrario ocurre con sus gestores.La mafia del fútbol negocio lleva instalada muchas décadas en la poltrona rayista: desde la familia Ruiz Mateos hasta Martín Presa. Fuente: Portal Vallecas

El CAP Ciudad de Murcia y el UC Ceares son dos razones que demuestran que existe otra forma de entender el deporte rey. Es cierto que la mayoría de estos equipos no pertenecen a la élite, pero es una forma de ir poco a poco mostrando a la sociedad las carencias del actual fútbol moderno. El accionariado popular pretende dar cercanía y hacer del aficionado un verdadero protagonista, cosa que el actual sistema no hace. El seguidor intenta sobreponerse a las dificultades del mercado futbolístico, ya que a este gran circo no le interesa mantener algo que no le es especialmente rentable, de ahí el constante descuido de su figura. El cambio del modelo futbolístico vendrá cuando se produzca una revolución del sistema político mundial.Este negocio es una representación de lo que ocurre más allá del terreno de juego y lo que queda claro es que como en política,  en el fútbol también están surgiendo alternativas, gente crítica y otros puntos de vista. La burbuja capitalista del fútbol moderno sigue hinchándose y generando dinero, únicamente explotará como consecuencia del cambio de las reglas del juego de la política y la economía. Como anticipaba “Robe” en 1993, “o nos dejáis jugar o sos rompemos la baraja”. 

Advertisements

3 responses to “Los últimos en dinero, los primeros en corazón

  1. Pingback: Los clubs del pueblo: otra manera de entender el fútbol·

  2. No podía estar más de acuerdo con lo propuesto en el artículo. Hace ya unos años que veo disfrutar más a mi entorno (en el que por supuesto me incluyo) con el equipo de su pueblo que con “los grandes”. De hecho esa es la esencia de nuestro trabajo diario en Siguetuliga.com, la liga de peñas X tratada con el mismo respecto y admiración que la primera división.

    Por cierto, se os olvidó recomendar este gran vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=JTiaYyYAJVE

    Viva el fútbol de verdad 🙂

  3. Otro club que empieza a competir la temporada que viene con la misma filosofía, Unionistas C.F. (Salamanca). Club democrático en el que sus socios (ya más de 1100 a 5 meses de empezar a competir en la categoría más baja) han tomado TODAS las decisiones. http://www.unionistascf.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s