El mundo observa, otros hablan

Juan Haro,  Nueva York.       

Miércoles, 24 de septiembre de 2014. No es de extrañar que como cada mañana, el metro de Nueva York se convierta en una colmena de abejas atoradas por el estrés y la prisa. El expreso abre sus puertas en la mítica Estación Central ubicada en el corazón de Manhattan. Hoy no es un día cualquiera.

Fuente: Juan Haro

Fuente: Juan Haro

La primera avenida con la calle cuarenta y dos permanece cortada a todo individuo que no muestre un pase azulado con el logotipo de Naciones Unidas. Los tanques de café americano borbotean en los míticos stans de bagels y muffins. Traspasado el control, el cierre de la claqueta anuncia el inicio de la película. Paciencia es la receta.

Fuente: Juan Haro

Fuente: Juan Haro

Todos los servicios secretos imaginables, perros con algo más que olfato en la nariz, un amplio catálogo de lecheras de la New York Department Police, prensa y más prensa, pinganillos, maletines, diplomáticos, políticos, delegaciones y controles que desembocan en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Con la hora justa y la confusión en los controles, aterrizamos en las cabinas habilitadas para los medios de comunicación. Sin saber muy bien cómo, nos refugiamos tras los disparos de las imponentes cámaras de las agencias de noticias internacionales. Comienza el espectáculo y no hay tregua. Cada gesto, detalle o mueca es pasto de fotógrafos hambrientos. La risa picarona del Primer Ministro italiano, Matteo Renzi; la comunión de la delegación americana, con la Embajadora ante la ONU, Samantha Power y el jefe de la diplomacia estadounidense, Jhon Kerry, al frente; el tridente de emperatrices y princesas: Michelle Obama, la Reina Máxima de Países Bajos y Leticia Ortiz, a la que los fotógrafos consideran de gran atracción; o la presencia de los Jefes de Estados más relevantes de la escena internacional, pasan a ser noticia.

IMG_1365

Fuente: Juan Haro

Resulta apasionante ver cómo un fotógrafo profesional es capaz de editar una foto de altísima calidad, estar pendiente de su serie de la CBS, chequear precios en Amazon, capturar el momento exacto con un enfoque preciso y abrir una lata tras otra de Schweppes. Todo al mismo tiempo. La silla honorífica de la Asamblea General es objeto de mofa y algún joven allí presente pide contemplar la escena a través del teleobjetivo. Las lentes con las que siempre has soñado disparar ruedan por la mesa cuando el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, entona su discurso de apertura.

Como es tradición desde el año 1947, Brasil es el país elegido para inaugurar la Asamblea General. La mandataria brasileña, Dilma Rouseff, focalizó su discurso en los logros cosechados por su país en materia económica, reafirmó la estabilidad democrática del país y destacó la importancia de las próximas elecciones en Brasil. Tras la intervención del polémico presidente ugandés de la Asamblea General, Sam Kahamba Kutesa, llega el momento cumbre. Los pinganillos se despegan de los oídos, los presidentes, ministros y embajadores se acomodan, las cámaras se perfilan y emerge el esperado.

Fuente: Juan Haro

Fuente: Juan Haro

El Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, se sienta en la silla y dedica un guiño campechano a la audiencia. Toma posición en el podio y durante 20 minutos ofrece una clase de cátedra en oratoria. Guste o no guste, el presidente americano es un orador nato y sabe atraer a los oyentes a su zona de interés. Así lo explica un curtido intérprete argentino en los pasillos tras las cabinas. Las palabras del presidente americano sirvieron para reforzar la posición de EEUU en la organización e instar a la comunidad internacional, en particular, a los países árabes, a sumarse a la lucha antiterrorista contra el EI. “Estados Unidos ha cambiado, luchamos por ideas”, llegó a decir Obama. Siguiente turno, Felipe VI, Rey de España.

Su primera intervención ante el foro internacional de la ONU. Casi 30 años han pasado desde que así lo hiciese su padre el Rey Don Juan Carlos. Levantó los aplausos de una sala más vacía y agitada tras la intervención de Barack Obama. El Rey se presentó ante Naciones Unidas con un discurso en defensa de los valores y la cultura de una España “renovada, pero fiel a sí misma”. Gibraltar no se mencionó, los intereses nacionales por ser nombrados miembros no permanentes en la candidatura al Consejo de Seguridad 2015-16, muestran una España con un “compromiso sólido de servir más y mejor a la Comunidad Internacional”. Con este discurso, el monarca confirma una ligera variación en la política de La Zarzuela tras el legado de su padre. El tiempo lo dirá.

IMG_1380

Fuente: Juan Haro

Durante el almuerzo oficial en el Salón para las Delegaciones, Felipe VI fue acomodado al lado del Obama, nada es casualidad en los actos de la ONU. Y así se suceden los discursos, las reuniones bilaterales, las fotos oficiales, las ruedas de prensa y otras vicisitudes y curiosidades durante la semana más intensa de la política internacional en la sede de la ONU en Nueva York.

La crisis humanitaria causada por la epidemia del ébola en África, la creciente amenaza de grupos yihadistas en África y Oriente Medio, el pulso entre el Este y el Oeste en Ucrania, la campaña contra el Cambio Climático con futuro jurídico en París 2015 y la persistencia de la crisis económica son el termómetro que mide la credibilidad de Naciones Unidas como espacio de debate y negociación entre las naciones mundiales. Y mientras el mundo observa, otros hablan.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s