El Festival Reina Loba se prepara para unir a la manada en Os Blancos

Espacio Matrioska, el colectivo artístico que inauguraba por todo lo alto sus actividades en Os Blancos (Ourense) el pasado diciembre, celebra el próximo primer fin de semana de septiembre la primera edición (esperemos que de muchas) del Festival Reina Loba. El evento tendrá una duración de tres días y estará sustentado sobre tres pilares: música; talleres y artesanía y sostenibilidad ecológica.

Cartel Reina Loba

Para conformar el primero los organizadores han reunido un cartel plagado de agrupaciones musicales de diferentes estilos, con grandes nombres habituales de la escena madrileña y de festivales nacionales como Swindigentes, Alpargata, Trapallada o Papawanda, además de contar también con grupos de música tradicional gallega y celta como la Banda de Gaitas de Os Blancos o el Cuarteto Xinzo de Limia y otras bandas más pequeñas, que encuentran en este festival el escenario perfecto para dar a conocer su música.

En cuanto a los talleres programados cada día se hará hincapié en las actividades que Espacio Matrioska ha llevado a cabo durante este año de vida en el pueblo: pintura mural, fanzines y literatura, malabares, escultura, horticultura, teatro… Todo ello estará entroncado en el tercer pilar, el de la sostenibilidad y la ecología. Ambos elementos atraviesan el festival como eje transversal: están presentes en la logística del camping, con letrinas de compost; en el montaje de los escenarios y equipo con materiales reciclados y consumo responsable, en el sistema de coches compartidos que han organizado desde este fin de semana y, en general, en la enorme vocación de concienciación tanto hacia el público que esos días se acercará a la población de Os Blancos como hacia los propios residentes.

Hablamos hace muy poco con Jesús, uno de los Matrioskos, para que nos comentara, entre otras cosas, cómo van los preparativos antes de la unificación definitiva de la manada y para que nos explicara el por qué de ese bonito nombre con el que han decidido bautizar el evento. La aclaración a esto último es sencilla: dado que han querido que el evento permanezca fiel a las raíces de lugar y vinculado a sus vecinos de la comarca, han adoptado la bonita leyenda de una bandida que, según cuentan, vivía con los lobos en “Los peñascos de la Reina Loba”, paraje natural muy cercano al pueblo a donde se organizarán andainas y excursiones, aprovechando la exuberante naturaleza que existe en los alrededores.

Estos lobeznos y lobeznas nos confirman que, efectivamente, están “súper excitados” para acoger al resto de la camada, unos 1000 lobitos calculan que se acercarán. Han sido dos meses de activa organización y preparación durante los cuales han ido haciendo frente, con ilusión y muchas ganas, a esos pequeños baches que en todo camino aparecen: “Esto es como ir en bicicleta, ¡se aprende montando!”, decía Jesús.

Unos pocos de esos lobeznos, sin embargo, comenzaron a llegar a Os Blancos desde el pasado viernes 21. Voluntarios que ayudarán al montaje de las infraestructuras, bien organizados mediante comisiones (de artistas, de contrataciones, de letrinas…) y que forman parte de esa ayuda e implicación que gente ajena al colectivo ha ido aportando al proyecto: voluntarios que han ido físicamente a montar pero también aquellos que han ayudado en el crowdfunding (abierto a cualquier donación que quiera hacerse hasta el 30 de agosto) a financiar este evento. A cambio, recompensas de todo tipo, desde chapas o semillas, hasta una estancia en el Espacio Matrioska. Con esto, se han superando los 5.000€, unos cuantos más de los que ellos en el inicio de la recaudación habían indicado como óptimo.

LogoDebido a ello y a la filosofía que rige el proyecto, el coste del festival para los asistentes será totalmente gratuito. La modestia, el bajo coste, el reciclaje y el trabajo en común hace que esta gente se haya llevado magníficas sorpresas durante estos meses, como fue el caso de Mundo Chillón, artista que después de proponerle formar parte del proyecto sobre el escenario, se ha mudado al espacio de Matrioskos durante una semana.

Además, nos decían desde Os Blancos que el festival quiere poner un gran foco sobre los niños y el ambiente familiar. Los talleres y las actividades que se programan tienen muy claro el importante papel de los más pequeños en la conservación de los espacios naturales. Además, ven un gran vacío en el panorama de festivales españoles de estilo más mestizo, como el Viñarock, respecto de actividades aptas para todos los públicos.

Habrá lugar para todos y todas; para aprender, construir, respirar y crear durante el día, para hacer el indio, bailar, cantar y disfrutar (o dormir…) por la noche, pero siempre pasándonoslo bien y compartiendo sonrisas, valores y mucho arte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s